Connect with us

Opinión

Grandes banquetes en la antigüedad

Periódico Gente de Hoy

Published

on

Grandes banquetes en la antigüedad

Edicta Gómez Merchán.- En la antigüedad, dominar la mesa suponía dominar el mundo. Productos raros y exóticos que daban cuenta de la capacidad de los anfitriones, para comerciar con tierras lejanas, vajillas y adornos hechos de oro y piedras preciosas que hablaban de su grandiosidad y riqueza. El origen de los banquetes se remonta a la antigua Grecia. Ahí fue donde se introdujo la palabra symposium “banquete”, compuesta por el vocablo sym (comer) y posium (acción al beber) demostrando la presencia del vino, la comida y la convivencia. Se podían amenizar con verdaderos números de variedades, como los del empresario siracusano Céfalo, pero para ello el anfitrión debía ser bastante rico como para contratar a un grupo de artistas. Los invitados asistían casi siempre con pocos gastos y por sus propios medios.

El banquete es una comida celebrada con opulencia, donde ésta se ha convertido desde el principio de los siglos en algo que va más allá de los sabores, así como también ha sido un símbolo de poder, económico y político o personal. En todas las culturas y en todas las épocas, compartir una comida es un acto social. Los banquetes de los poderosos, han servido también a través de la historia, para reafirmar una posición de poder, para celebrar acuerdos, convencer, para obligar, entre otras cuestiones. Son una herramienta de poder, de distinción y de negociación. Alrededor de un mantel se firmaron tratados y se festejaron matrimonios, que venían a ser lo mismo, pero también se disfrutaba y cortejaba y además se pasaba a la historia.

Advertisement

En la GRECIA ANTIGUA, los banquetes que se ofrecían, servían para identiicar quiénes eran los ciudadanos, es decir, quiénes tenían derecho a ser comensales en un banquete, pues eran los que tenían voz en la sociedad. Después de los banquetes se tenía una discusión amigable sobre diversos temas, entre ellos filosofía y política, y a esta discusión se le llamaba Symposium (hoy en día el Simposio es un intercambio científico). Algunas veces se ha hecho un equivalente entre la palabra banquete y Simposio, como sucede en la traducción de la obra del Banquete de Platón.

ASURMASIRPAL II, el rey que invitó a comer a todo un país
El más grande ágape de la antigüedad, el festín más ostentoso, numeroso y espectacular del que se tiene constancia es el que tuvo lugar en la antigua ciudad de Nimrud —conocida por los asirios como Kalkhu— celebrado por el rey Asurmasirpal II en el siglo IX a.C. Lo dejó escrito el propio monarca en una estela que decía que 69.574 personas, hombres y mujeres, asistieron al banquete para celebrar la fundación de Kalhu, actual Nimrud, Irak, en el año 879 a. C. Entre los invitados figuraban 5.000 dignatarios extranjeros y los 16.000 habitantes de la nueva ciudad, la mayoría desplazados forzosos, pero que al menos durante los diez días del fiestorro comieron caliente. Se consumieron según las cuentas del monarca, al que no se le escapaba detalle, 1.200 bueyes, 1.000 terneros y corderos locales, 14.000 corderos importados y cebados, 500 ciervos, 500 antílopes, 1.000 patos, 10.000 pichones aderezados con 10.000 cántaros de sésamo, 300 jarras de aceite, legumbres, frutas y hasta pistachos. Después, en palabras de Asurnasirpal, “los hice bañar, los ungí, los honré y los envié de regreso a sus tierras en paz y alegría”. Salvo los que se tuvieron que quedar.

LOS MÉDICIS
Los 300 invitados al banquete nupcial celebrado el año 1600 entre María de Médicis y el rey Enrique IV de Francia, fueron agasajados con los fastos habituales, una cincuentena de platos, entre ellos sorbetes de leche y miel, favoritos de María, quien había traído la receta de Francia. Sin embargo, el festejo se recuerda por su sofisticación: en el momento en que los invitados desplegaron las servilletas, salieron de ellas una multitud de pájaros cantores. Tan imposible de superar como la ausencia del monarca en sus propios esponsales.

Advertisement

CLEOPATRA – Última reina de Egipto
Se considera la cena más cara de la historia, y todo por una conquista (sexual). Cleopatra y Marco Antonio, lugarteniente de Julio César, se reunieron en Tarso (siglo I a. C) para negociar, pero la cosa se les fue de las manos y la egipcia, para seducir al romano, apostó que podía gastarse diez millones de sestercios en un ágape, una cifra que traducida podría ser de decenas de millones de euros. La cena fue básicamente para dos, así que Marco Antonio pensaba que iba ganando, pese a las delicadas viandas servidas y cuando, se servían los postres, Cleopatra se sacó el as de la manga; nada más y nada menos que un pendiente, una perla única, de la oreja; la sumergió en una copa de vinagre para disolverla y se la bebió. Ganó, por supuesto. Lo cuenta otro historiador, Plinio el Viejo, en su Historia Natural.

NERÓN, Roma. El banquete (orgía) definitivo
Si el corazón de la actividad en la antigua Roma eran los banquetes, según el arqueólogo italiano Angelo Bottini, con el emperador Nerón este órgano llegó sin duda a su máximo de revoluciones. Nerón gobernó entre el 37-68 d. C, pero fue su afición a las orgías y varias depravaciones, le han garantizado su puesto en la historia, así como sus banquetes, como el organizado en su honor el año 64 y que según el historiador Tácito, incluyó preparaciones como lirón al horno, liebre picante y una ternera entera hervida que representaba a Pegaso. El fiestón se habría celebrado en una barca dorada; aunque hace unos años se descubrieron en Roma las ruinas del auténtico escenario de sus orgías; un espacio circular que giraba día y noche para impresionar a sus invitados, como si no tuvieran bastante impresión con otras cosas.

SIR ROBERT DUDLEY IN LOVE – Inglaterra – La era isabelina
Conquistar a la reina de Inglaterra, la diamantina Isabel I de Inglaterra, debió ser una hazaña tan titánica que debía ser inmortalizada, y así, sir Robert Dudley, supuesto amante de la denominada Reina Virgen, una paradoja tan grande como la corona, ofreció en 1575 en su castillo de Kenilworth un banquete en honor a su majestad que se prolongó durante 19 días. Su duración no fue la única ‘stravaganza’, ya que el menú incluía platos tales como vómito de ballena y estómago desecado de esturión. No se sabe lo que pensó Isabel I del cocinero, pero sí que no le hizo ascos al azúcar, su debilidad: nada menos que un cuarto de tonelada se empleó en las esculturas que decoraban la mesa. Al final de sus días, la reina acabó con los dientes negros de consumir tanto dulce.

Advertisement

CHINA
Cuando la dinastía Qing reemplazó a la dinastía Ming como la dinastía gobernante en China propiamente dicha, los pueblos Manchú y Han lucharon por el poder. El emperador Kangxi quería resolver las disputas, por lo que celebró un banquete durante las celebraciones de su 66 cumpleaños, el cual consistió en platos manchúes y han; invitando a funcionarios de ambos grupos étnicos y así compartir juntos el banquete. Después del Levantamiento de Wuchang, la gente común se enteró del banquete imperial. La comida original se sirvió en la Ciudad Prohibida en Beijing, la cual se componía de seis banquetes durante tres días con más de 300 platos. En total, se dice que hubo 196 platos principales y 124 platos de aperitivo, para un total de 320 platos degustados durante tres días. El banquete imperial Manchú-Han con tres delicias fue convertido en símbolo y las circunstancias en las que se celebró; cuando los miembros de la etnia Manchú empezaron a ocupar cargos de poder que habían correspondido tradicionalmente a los Han, las tensiones se extendieron por el país. Kangxi recurrió a la fórmula que ya había utilizado con éxito cuando para celebrar su 61 cumpleaños invitó a mil septuagenarios en la Fiesta de los Mil Ancianos. Ahora fue su 66 aniversario que celebró con el citado banquete, cuyo éxito en términos políticos radicó en la fusión de dos gastronomías dispares: el norte Manchú se enorgullecía de su capacidad para engullir grandes cantidades de carne, en cambio la cocina Han se basaba en su enorme variedad de condimentos. El resultado fue que pocas especies animales se salvaron de acabar en la cazuela mientras los comensales, con el estómago satisfecho, sellaron una paz duradera. El Manchú-Han ha quedado como símbolo de la unidad nacional y se continúa celebrando a la manera del Día de Acción de Gracias estadounidense.

SHA MOHAMMAD REZA PABLEVI – Persia
En octubre de 1971 (No tan antiguo) el entonces Sha Mohammad Reza Pahleví tuvo la poco afortunada idea de competir por la fiesta más cara del mundo. Se trataba de celebrar los 2.500 años del Imperio persa, que como fecha redonda no está mal, pero habida cuenta de la situación económica del país gastarse 300 millones de dólares fue un error que a la postre le acabó costando el trono. El banquete central se empezó a preparar un año antes, gestionado por el propietario del restaurante parisino Maxim’s. Hubo que traerlo todo a las carpas instaladas en medio del desierto: 150 toneladas de equipos de cocina, 18 toneladas de alimentos que incluían 2.700 kilos de carne de res, 2.500 botellas de champán, mil botellas de Burdeos y mil de Borgoña, 15.000 botellas de whisky y una cantidad de caviar que oscila según las fuentes entre los 30 y los 150 kilos. Todo se llevó desde París, incluido el perejil y el cebollino; finalmente, solo el caviar era iraní, lo que teniendo en cuenta qué era lo que se festejaba tocó la moral de los iraníes, además del costo. Mientras tanto, un tal Ayatolá Jomeini seguía los festejos en televisión.

 

Advertisement

FUENTE e IMÁGENES
Fiesta elegante’, autor desconocido, dinastía Song, c. 1100-1125
Sandro Botticelli: ‘El banquete de bodas’, 1483
‘Fiesta elegante’, autor desconocido, dinastía Song, c. 1100-1125
‘El banquete de Cleopatra’, detalle, 1743-44
Frescos en Ercolano representando un banquete
‘Elizabeth I bailando con Robert Dudley’, autor desconocido, c.1580

 

 

Advertisement

 

Advertisement

Periódico Gente de Hoy: Noticias de política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Copyright © 2008 - 2023 Periódico Gente de Hoy Centro Médico Docente Los Altos, PB N.º, 23 Montañalta-Colinas de Carrizal, Municipio Carrizal 1204, Miranda.
Web Edition By MasterStation.Net