Connect with us

Códigos de amor

Yllen: Mi primer y único amor

Published

on

Yllen: Mi primer y único amor

Hay personas que viven verdaderas historias de amor. Seres humanos que tiene el privilegio de conseguir a su alma gemela, esa es la historia de una hermosa mujer, quien vivó el amor verdadero: Yllen.

La protagonista de esta historia viene de una familia muy pobre, eran cinco hermanos, ella era la segunda, el menor falleció joven. Sus padres se separaron cuando ella tenía 8 años.

Mi papá se fue y nos dejó – recuerda Yllen – “para cuidar de nosotros y sobrevivir, mi madre lavaba la ropa de los soldados en un cuartel”.

La hermana mayor, estudiaba de noche, y en el día ayudaba en la cocina a una familia argentina, que tenía años en el país. Yllen estudiaba en el colegio República del Brasil, que era gratuito, porque tenían un convenio con el Estado.

Las vacaciones escolares eran de tres meses: enero, febrero y marzo, regresaban a clases en abril. Yllen aprovechaba esas vacaciones para buscar trabajo, “en lo que fuera”. Ese dinero le servía para comprarse los útiles escolares y ayudar en la casa a su mamá. Trabajó en una fábrica de chocolates, en una textil y en una de correas y carteras.

La secundaria la hizo en el colegio privado “Corazón de Jesús”, donde ingresó becada por las buenas notas que obtuvo en la primaria. Al terminar la secundaria se fue a estudiar enfermería en la escuela del Hospital Arzobispo Loayza, a los 3 años salió graduada de enfermera, entonces comenzó a trabajar en la Maternidad de Lima, para ese momento tenía 19 años.

Vivía en los barrios altos, en un pequeño solar de cuatro apartamentitos. Una de sus vecinas trabajaba de boletera en un cine de primera categoría.

El día de su cumpleaños hizo una fiesta y la invitó, allí conoció a varios compañeros de su trabajo, entre ellos había un joven que era operador en el cine, quien pasaba las películas, desde el mismo momento en que los presentaron comenzaron a bailar. Yllen era una gran bailarina y hacían una buena pareja.

Se enamoraron con un amor profundo y apasionado, desde ese día, no se separaron nunca, fue su primer y único amor.

Se casaron y tuvieron cuatro hijos, tres mujeres y un varón, para ese entonces había reaparecido el papá y comenzó a mandarle algo de dinero mensualmente a su mamá, así se arregló un poco más la situación económica en su casa.

De todas formas se puso a trabajar de enfermera en el Hospital Militar Central, allí trabajó 10 años y cuando salió de vacaciones, fue invitada a Venezuela. Le dejó un poder amplio a una de sus hermanas, le dijo que si le iba bien y conseguía trabajo bien remunerado y rápido, introdujera su renuncia al trabajo.

Partieron a Venezuela con la ayuda de un hermano, para asistir a una celebración de aniversario, tomaron un barco y salieron con sus cuatro hijos. Cuando llegaron al país se enamoraron de esta tierra y decidieron quedarse en el hermoso país que los acogió.

– Llegamos un día de carnaval, en el año 1969. Conseguí trabajo enseguida en la Clínica Aguerrevere, trabajé allí 10 años, luego me fui al Hospital de Clínicas Caracas. Luego a un consultorio privado. Descansaba sábados y domingos. Con este doctor trabajé 30 años.

Su esposo desde que llegaron a Venezuela trabajó por su cuenta, como electricista. Sus hijos siguieron sus estudios en Venezuela.

-En Venezuela cumplimos nuestras bodas de oro, mis hijos las celebraron a lo grande, mi esposo falleció hace 10 años, desde entonces camino sola a todas partes. Tengo muchos y muy buenos amigos, que siempre están pendiente de mí, además camino siempre con Dios, él es mi pastor nada me faltará y nada malo me puede pasar. Algún día me reencontraré con mi único y verdadero amor.
Por: Daxy Oropeza

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Continue Reading
Advertisement Litecoin Miner - Mine and Earn free Litecoin

Códigos de amor

Ignorante

Published

on

Ignorancia

Ignorante
Autor: Nayib Otayek*.-
Qué sabes tú del amor
Sino sus ratos felices
has sentido el dolor?
o vivido tardes grises?

Has visto un pez espada
que en la muerte ve el consuelo
al sentir irse su vida
llora, no por el mundo
si no por la querida.

Amor, dulce tierno y triste
poca felicidad la que diste
y muchas almas rompiste.

Tus amaneceres siempre
son felices.
Y tus tardes, siempre grises.

Nayib Otayek*
Abogado, Teólogo y enamoradizo
nagibotayek@yahoo.es

Continue Reading

Códigos de amor

Tu Desprecio

Published

on

Tu Desprecio

Autor: Alfredo Dávila*

Tu desprecio derribó
Las murallas de mi amor
Y acabó con mi dolor
Lo que un día naufragó

Fueron muchos mis pesares
Fueron muchos mis lamentos
Fueron tanto tus desprecios
Que mataste para siempre
Mis más bellos sentimientos

Lo que un día fue mi sueño
Hoy en día lo aborrezco
El dolor y el sufrimiento
Yacen sólo en mi recuerdo

Cualquier sentimiento de aprecio
Pudo haber sobrevivido
Si no hubiera combatido
El amor con el desprecio

Y el haber yo naufragado
En el desprecio de tu amor
Me causó tanto dolor
Que me diste el valor
De apartarte de mi mente
Y olvidarme para siempre
De tu amor que fue mi amor.

Autor: Alfredo Dávila*
Correo: alfredodavilal@gmail.com

Continue Reading

Códigos de amor

La vida en tres teclas: Play, pause, stop…

Published

on

La vida en tres teclas: Play, pause, stop…

Por: Edicta Gómez Merchán*.- La vida no consiste en tener todo lo que se desea, hay que luchar para conseguirlo ¡epa! pero no salga corriendo, cada tarea necesaria requiere de un esfuerzo, de una voluntad y con cada acto algo de nosotros crece y se fortifica, pero no aprisa. Lo importante no son los grandes momentos, sino las victorias parciales. Los estancamientos, las esperas e incluso las derrotas, son las que hacen al ser humano grande. En definitiva, trabajar de forma continua durante muchas horas no es natural. Ni el cuerpo ni la mente funcionan de esa manera. Debes establecer ciclos más cortos que se adapten a tu propio ritmo de vida. Así mismo, eres tú quien debe decidir la duración de cada ciclo y cada descanso, de tal manera que esto nos ayudará a ser más productivos y a mejorar nuestra calidad de vida. Recuerde que trabajamos para vivir no vivir para trabajar. (más…)

Continue Reading

Tendencias

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!