Connect with us

Códigos de amor

¿De qué tamaño es tu cruz?

Published

on

¿De qué tamaño es tu cruz?

Por: Edicta Gómez Merchán.-* En el transcurso de la vida se presentan situaciones, que son imposibles de superar, en las que uno cree desfallecer, se siente agobiado y siente el peso de la cruz como si le fuese hacer doblegarse; sin embargo, si volvemos la mirada a los lados, nos damos cuenta que nuestros problemas merecen la atención, pero no que nos lleve a sumirnos en el foso. La cruz del vecino es más grande y más pesada.

Si tienes buena salud, excelentes amigos, la familia unida, pequeñas o grandes batallas ganadas, estabilidad laboral, entonces usted es feliz, no importa si tiene que enfrentarse solo o sola a la vida, piense que el “por qué” y el “cómo”, siempre tienen explicación posible. Aunque avance con dificultad por el sendero, al final encontrará la claridad de la luz y un espacio donde descansar. Aunque el corazón esté desbocado y el aire le entre con dificultad, respire profundo y sentirá poco a poco que el corazón recobra su ritmo normal. Recuerde sacar fuerzas de la flaqueza. No permita impresionarse por nada, ni por nadie.

Si se siente perseguido por dentro y por fuera, como si viviera en un mundo de fantasías, como si en su mansión interior reinara un caos, preocupado por todo, angustiado por los demás como si los problemas de los familiares y amigos fuesen propios, la vida le parece insoportable, que vive en un mundo de suposiciones, de interrogantes, tratando de adivinar el futuro, con un miedo obsesivo hacia la muerte o las enfermedades, desgracias por sobrevenir, temores infundados, nerviosismo, impaciencia, ansiedad, casi que haces aguas o que tocas fondo, el cansancio le abruma, los problemas se acumulan, entonces comience por sacar de dentro todas estas imperfecciones, que algunas solo son fruto de su mente , erradíquelas, siéntase a descansar y se dará cuenta que no tienen fundamento.

Camine y con toda seguridad en su caminar encontrará un gran bienestar, ello le ayudará a recordar pasajes de su niñez, situaciones interesantes, relaciones amorosas, vida estudiantil, compañeros tremendos y hasta desagradables, profesores panas, malhumorados, obstinados. Converse con sus amigas porque siempre habrá temas que tratar e incluso entable conversación con la o el que espere en una cola del banco, del Metro, cualquier motivo origina una tertulia, una plática, un diálogo, pues tenemos que reconocer que somos excelentes conversadores.

Hay que tener ánimo, aún en la adversidad, usted no está en las tinieblas, el punto negro conviértalo en rosa, si el cielo está nublado haga que el firmamento se llene de luces de estrellas, que brillen, no dé cabida a la tristeza, a la desesperación, no se sienta derrumbado, atormentado, ni se avergüence por actos que haya realizado, de ellos también se sacan experiencias, reordene sus prioridades. Escapar no es la solución, hay que enfrentar, prepárese a dominar situaciones difíciles, deseche los recuerdos espantosos.

No permita caer en el abismo de la desesperación, despierta, tu cruz no pesa, manténgase abierto a contactos afectivos, abra la puerta, disfrute del sueño tranquilo y reparador, muestre gestos agradables, ojos vivaces, frente distendida, voz suave y acariciadora aunque con firmeza, llénese de pensamientos exitosos, vibre con las alegrías, disfrute del humor, permanezca continuamente activo, compréndase a sí mismo, que él que trate de leer su estado interior le encuentre riéndose a carcajada, irradie bienestar y armonía, siéntase importante, tenga confianza en su propia competencia, tenga fe en sus correctas decisiones, irradie seguridad y esperanza, acepte que comete errores y aprenda de ellos, autoevalúese, asuma sus responsabilidades, hazlo ya y ahora, el pasado es eso pasado y solo servirá para recordarlo si es que puedes aprovechar de él algo en este presente; el futuro es incierto aunque planifiques metas y objetivos por lo que vivir es ya y ahora.

Hay dolores que son lacerantes y desgarradores, heridas mortales, rupturas que te dejan traumado, no permitas que se enquisten por mucho tiempo, sáquelas de dentro, auto rescátese, aprenda a dominar las emociones no las reprima, afronte el miedo, haga renacer sus esperanzas, esquive las rocas y peñascos, llore, déle paso a las lágrimas, pero al cesar el llanto reconozca que ha ganado el deseo de seguir viviendo. Si tiene pensamientos recurrentes que le han marcado, escríbalos y quémelos, ello le ayudará a convertirlos en cenizas.

A veces se cree que la felicidad se hace añicos, que la vida se vive en una angustiosa incertidumbre; cuando se encuentre en esta situación ensaye mentalmente los pasos que va a dar, aunque es recomendable no tomar decisiones importantes cuando estés en el peor estado de ánimo o cuando el tiempo le es adverso, por lo que es necesario esperar y estar con el aire a su favor para que entonces si decida las acciones más convenientes.

Hay que ser paciente, exteriorice sus sentimientos, formule sus solicitudes como propuestas y no como exigencias. Hay que luchar para sobrevivir, se tiene que proteger y sustentar a los que amamos, buscar acercarnos cada día más con los que queremos, dar apoyo emocional para después poder recibir, seamos francos, la franqueza es una buena manera de acercarnos a la gente. Hemos tenido más luces que sombras, pero de ellas hemos aprendido.

Si te preguntan si la vida es siempre remontando la pendiente, la respuesta debe ser: “sí, hasta el final”. Tiene que ser fuerte, no puede dejarse vencer, sea sensible, generoso, tenga actitud comprensiva, sea más reflexivo, tenga más entereza, conserve el equilibrio, sea asertivo.

Suspire de alivio, ya no sienta la desesperada necesidad del fracaso, confíe en usted mismo, eres un afortunado, engrandézcase por tener el valor de levantarse con la frente en alto y con las energías suficientes para emprender de nuevo la marcha, siéntase dichoso, no se aflija ante la angustia, acostúmbrese a ver pasar el viento fuerte y la tormenta.

No se deje abatir por nada, su cruz es pequeña, no pesa, no se desanime, emociónese y permita que lo invadan sentimientos de júbilo y gratitud por el solo hecho de estar vivo. Se deben dar gracias por su propia vida e inclínese ante los grandes misterios de la vida.

Autor: Edicta Gómez Merchán
Profesora en Ciencias Sociales a Nivel Medio y Universitario. Especialista en Educación Preescolar. Licenciada en Comunicación Social. Poeta perspicaz y profundamente apasionada.
egomezm5533@hotmail.com / gmail.com
Twitter y Facebook: egomezm5533
Instagram: Edicta Gómez Merchán
Propiedad intelectual:
codigosdeamor707@gmail.com

Foto: Jaime Largo

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Continue Reading
Advertisement Free Bitcoin

Códigos de amor

Tu Desprecio

Published

on

Tu Desprecio

Autor: Alfredo Dávila*

Tu desprecio derribó
Las murallas de mi amor
Y acabó con mi dolor
Lo que un día naufragó

Fueron muchos mis pesares
Fueron muchos mis lamentos
Fueron tanto tus desprecios
Que mataste para siempre
Mis más bellos sentimientos

Lo que un día fue mi sueño
Hoy en día lo aborrezco
El dolor y el sufrimiento
Yacen sólo en mi recuerdo

Cualquier sentimiento de aprecio
Pudo haber sobrevivido
Si no hubiera combatido
El amor con el desprecio

Y el haber yo naufragado
En el desprecio de tu amor
Me causó tanto dolor
Que me diste el valor
De apartarte de mi mente
Y olvidarme para siempre
De tu amor que fue mi amor.

Autor: Alfredo Dávila*
Correo: alfredodavilal@gmail.com

Continue Reading

Códigos de amor

La vida en tres teclas: Play, pause, stop…

Published

on

La vida en tres teclas: Play, pause, stop…

Por: Edicta Gómez Merchán*.- La vida no consiste en tener todo lo que se desea, hay que luchar para conseguirlo ¡epa! pero no salga corriendo, cada tarea necesaria requiere de un esfuerzo, de una voluntad y con cada acto algo de nosotros crece y se fortifica, pero no aprisa. Lo importante no son los grandes momentos, sino las victorias parciales. Los estancamientos, las esperas e incluso las derrotas, son las que hacen al ser humano grande. En definitiva, trabajar de forma continua durante muchas horas no es natural. Ni el cuerpo ni la mente funcionan de esa manera. Debes establecer ciclos más cortos que se adapten a tu propio ritmo de vida. Así mismo, eres tú quien debe decidir la duración de cada ciclo y cada descanso, de tal manera que esto nos ayudará a ser más productivos y a mejorar nuestra calidad de vida. Recuerde que trabajamos para vivir no vivir para trabajar. (más…)

Continue Reading

Códigos de amor

Desde mi ventana

Published

on

Desde mi ventana

Autor: Nayib Otayek*.-
Qué pasa, que hay lluvia en mi ventana,
si el sol brilla en el jardín del frente,
la gente anda fresca y lozana
y en mí arde un fuego inclemente.

Qué pasa que celebran en todas partes
sin yo saber, de la fiesta el motivo.
Será por no querer nunca dejarte
y hundirme en el sueño en el cual vivo
y pedirle a mis ojos, olvidar el mirarte
y a mi mente, recordar un no, definitivo.

Encuentro en ellos un rotundo rechazo
mi mano, anhela acariciar tu brazo
y mis brazos, rodear tu delgada cintura,
tratando de reproducir con torpes pincelazos
los detalles de tu cuerpo, sin saber de pintura.

Dicen que en el mundo todo se olvida
y el tiempo se encarga de borrar lo pasado
y pierde importancia la promesa incumplida,
flor seca, entre hojas de un libro guardado.

Tal vez sea cierto, pero cuando toco mi pecho,
siento sangre en la punta de mis dedos
y en la oscuridad, acostado en mi lecho,
recuerdo que aún está fresca la herida.

Nayib Otayek*
Abogado, Teólogo y enamoradizo

nagibotayek@yahoo.es

Continue Reading

Tendencias

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!