Connect with us

Opinión

Venezuela y su condena al desarrollo industrial

Hoy en Venezuela se vive una de las crisis económicas más grandes en toda su historia del siglo XX, lo que ha obligado a los gremios empresariales, políticos, académicos, entre otros, a buscar una fórmula que permita el rescate del declive económico. Propuestas concretas son pocas, a decir verdad, deberíamos estar inundados de propuestas de rescate económico y no es así. Realmente son pocas, tan pocas que cuando se negocian en secreto, inmediatamente se hacen públicas antes de su presentación formal a los medios de comunicación.

Published

on

*) Imagen extraída de https://www.elimpulso.com/2015/06/29/reindustrializar-prioridad-nacional/

Por: Alfredo Ordóñez López.- La historia económica venezolana siempre ha tenido una conexión dependiente con el comercio internacional, desde la explotación de sus piedras preciosas y plantación hasta la conformación de la solemne industria petrolera, el puerto ha sido el punto de partida del desarrollo del país. El comercio internacional permitió la conformación de empresarios de puerto, la importación y el financiamiento proveniente de los ingresos petroleros, fueron el punto focal de todos los planes nacionales (o gubernamentales) de desarrollo.

Hoy en Venezuela se vive una de las crisis económicas más grandes en toda su historia del siglo XX, lo que ha obligado a los gremios empresariales, políticos, académicos, entre otros, a buscar una fórmula que permita el rescate del declive económico. Propuestas concretas son pocas, a decir verdad, deberíamos estar inundados de propuestas de rescate económico y no es así. Realmente son pocas, tan pocas que cuando se negocian en secreto, inmediatamente se hacen públicas antes de su presentación formal a los medios de comunicación.

Lo interesante de las pocas propuestas económicas, sean de corte de derecha o de izquierda, es que todas presentan como prioridad la necesidad del financiamiento externo para el rescate económico, hasta que los ingresos petroleros puedan estabilizar la balanza de pagos. Para el logro de ese fin, la política monetaria estaría enmarcada en gestionar el tipo de cambio, aumentar la masa monetaria y darle mayor apertura a las importaciones. Se trata esencialmente de aumentar el poder adquisitivo del venezolano y contar con flujo monetario para la adquisición de bienes y servicios.

En esencia, pareciera que los tomadores de decisión en materia económica condenan el desarrollo industrial del país a costa de la legitimad carismática de la política. El desarrollo industrial tiene un costo en tiempo y esfuerzo de mano de obra, pero ha sido hasta el presente la única vía que han logrado los países para salir del subdesarrollo. Incrementar las horas de trabajo, exigir mayores niveles de investigación científica, ajustar el presupuesto conforme a la disponibilidad presupuestaria, es decir, generar riqueza a base del esfuerzo, sería la idea política más ingenua en un mundo donde todo ya está hecho, donde otros investigan e innovan, y donde el préstamo se paga solo, a costa de las garantías naturales (El Gran Negocio).

Sin embargo, el problema se presenta cuando no toda la población participa en el gran negocio, sino todo lo contrario, lo que innegablemente sigue promoviendo a la desigualdad social (El Gran Mal de los Latinos). La industrialización de la economía por su naturaleza es integradora, dinámica y adaptativa a la crisis nacional. La Venezuela de hoy, necesita algo más que políticos carismáticos, necesita que se le permita a la población un sistema productivo donde pueda generar su riqueza en base a su esfuerzo, sin concionantes ideológicos; donde las investigaciones científicas se desarrollen en concordancia con las necesidades de país; donde la pequeña y mediana empresa pueda aprovechar los nichos de mercados que ha generado la crisis, y así el resurgimiento de un sector empresarial industrial y no comercializador.

El talento humano es el único activo en el que se tiene que invertir para que una nación genere competitividad en el comercio internacional.

Por: Alfredo Ordóñez López
Internacionalista
MSc. en Economía Internacional
Doctorante en Estudios del Desarrollo (CENDES-UCV)
Coordinador de la Maestría en Economía Internacional (FACES-CEAP-UCV)

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Opinión

Es hora de refundar la República

** Es necesario poner orden en nuestro bello país, articular esfuerzos y tener la oportunidad de cohabitar todas las tendencias políticas, con amplitud y entendimiento

Published

on

Es hora de refundar la República

Por: Johel Orta Moros.- Hace pocos días se conmemoró el 208 aniversario de la Firma del Acta de la Independencia de Venezuela, recordada como una de las fechas más importantes de nuestra historia republicana, ya que representa el proceso de independencia frente a la monarquía española.

Definitivamente, esta fecha marcó un hito en la historia de Venezuela, aquí se dio de manera legal el nacimiento de nuestro país como nación libre e independiente. Este proceso revolucionario que se inició el 19 de abril de 1810, fue un movimiento liderado por Francisco de Miranda, cuya primera etapa culminó con la promulgación de la primera Constitución de Venezuela, el 21 de diciembre de 1811.

Pese a que existían personajes que no querían dicha independencia por considerar que era una ofensa para el rey, lo cierto es que la nación decidió dar ese paso definitivo. Diversos fueron los actores que participaron en esos acontecimientos, incluyendo obviamente al padre Libertador Simón Bolívar; sin embargo, hay que destacar el aporte de muchos civiles, entre ellos, dos ilustres personajes que fueron los encargados de redactar la Constitución, como lo son Francisco Isnardi y Don Juan Germán Roscio. Todo esto fue enmarcado en lo que en aquel entonces consideraban, el “orden correcto de las cosas”, donde lo principal era darle el toque legal y organizado de aquellos actos.

Las comparaciones en relación a aquellos acontecimientos históricos y la actualidad pudiesen ser diversos, dependiendo obviamente de la óptica con que se miren estos hechos. En aquel entonces se luchaba por una independencia, en otras palabras, quitarnos de encima el dominio extranjero (España), y en la actualidad todo indica que las decisiones que tome Venezuela (en relación a la crisis que actualmente vive) dependen de las decisiones o acuerdos que como país independiente se concreten de parte de todos los factores internos y de todos los venezolanos, sin necesidad de tener el visto bueno de diversas naciones o los intereses de particulares.

El camino hacia la verdadera libertad

Al día de hoy, como aquel 5 de julio, la oposición venezolana tiene dos representaciones, una personificada por lo que era en aquel entonces la Real Audiencia de Caracas, con los Mantuanos, sector económico y social poderoso de la ciudad, cuyo movimiento pretendía constituir una Junta de Gobierno que rigiese los destinos de la capitanía general de Venezuela a raíz de la invasión de España por Napoleón; la otra, encarnada por la Sociedad Patriótica, organización revolucionaria proindependentista de la Primera República, con ideas igualitarias y cuyo objetivo principal era el establecimiento de un régimen republicano y democrático, comparable con lo que en la actualidad representamos los diversos factores del Centro Democrático, que tenemos las mayores aspiraciones de acompañar a la sociedad venezolana en el camino hacia la verdadera libertad y la búsqueda de respuestas ante los graves problemas sociales y económicos que los aquejan, desde el punto de vista democrático, electoral y principios republicanos.

Recordemos que tenemos una tarea pendiente, estamos en deuda con los valores republicanos otorgados por nuestros padres libertadores. Es hora de volver a poner orden en nuestro maravilloso país, articular esfuerzos y tener la oportunidad de cohabitar todas las tendencias políticas, con amplitud y entendimiento, sin necesidad de intervención extranjera, alrededor de la refundación de Venezuela por las sendas de la convivencia y el progreso.

Johel Orta Moros

@JohelOrtaM

Continue Reading

Opinión

¿Superará el diálogo la indignación nacional?

Esas buenas intenciones y ese camino cierto se convertirán en distante y escabroso sin el esclarecimiento del asesinato del capitán Acosta Arévalo

Published

on

CLAUDIO FERMÍN
¿Superará el diálogo la indignación nacional?

Especial CLAUDIO FERMÍN.- Indignación y dolor en todo el país por la espantosa muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo. (más…)

Continue Reading

Opinión

Nociones sobre Economía Colaborativa y Airbnb

Las últimas generaciones, en mayor medida aquellas que nacen en las grandes ciudades del mundo, están siendo criadas bajo un modelo en el cual persiste la concepción de que si algo no funciona, se debe sustituir, sin intentar repararlo antes.

Published

on

Nociones sobre Economía Colaborativa y Airbnb
Nociones sobre Economía Colaborativa y Airbnb

*Gioan M. Verni Barrueta.- En los últimos años, el consumo se ha convertido en un fin en sí mismo, dejando de ser un medio para cubrir necesidades, o un elemento utilizado para alcanzar el bienestar de la población. (más…)

Continue Reading

Tendencias