Connect with us

Opinión

Venezuela y su condena al desarrollo industrial

Hoy en Venezuela se vive una de las crisis económicas más grandes en toda su historia del siglo XX, lo que ha obligado a los gremios empresariales, políticos, académicos, entre otros, a buscar una fórmula que permita el rescate del declive económico. Propuestas concretas son pocas, a decir verdad, deberíamos estar inundados de propuestas de rescate económico y no es así. Realmente son pocas, tan pocas que cuando se negocian en secreto, inmediatamente se hacen públicas antes de su presentación formal a los medios de comunicación.

Published

on

*) Imagen extraída de https://www.elimpulso.com/2015/06/29/reindustrializar-prioridad-nacional/

Por: Alfredo Ordóñez López.- La historia económica venezolana siempre ha tenido una conexión dependiente con el comercio internacional, desde la explotación de sus piedras preciosas y plantación hasta la conformación de la solemne industria petrolera, el puerto ha sido el punto de partida del desarrollo del país. El comercio internacional permitió la conformación de empresarios de puerto, la importación y el financiamiento proveniente de los ingresos petroleros, fueron el punto focal de todos los planes nacionales (o gubernamentales) de desarrollo.

Hoy en Venezuela se vive una de las crisis económicas más grandes en toda su historia del siglo XX, lo que ha obligado a los gremios empresariales, políticos, académicos, entre otros, a buscar una fórmula que permita el rescate del declive económico. Propuestas concretas son pocas, a decir verdad, deberíamos estar inundados de propuestas de rescate económico y no es así. Realmente son pocas, tan pocas que cuando se negocian en secreto, inmediatamente se hacen públicas antes de su presentación formal a los medios de comunicación.

Lo interesante de las pocas propuestas económicas, sean de corte de derecha o de izquierda, es que todas presentan como prioridad la necesidad del financiamiento externo para el rescate económico, hasta que los ingresos petroleros puedan estabilizar la balanza de pagos. Para el logro de ese fin, la política monetaria estaría enmarcada en gestionar el tipo de cambio, aumentar la masa monetaria y darle mayor apertura a las importaciones. Se trata esencialmente de aumentar el poder adquisitivo del venezolano y contar con flujo monetario para la adquisición de bienes y servicios.

En esencia, pareciera que los tomadores de decisión en materia económica condenan el desarrollo industrial del país a costa de la legitimad carismática de la política. El desarrollo industrial tiene un costo en tiempo y esfuerzo de mano de obra, pero ha sido hasta el presente la única vía que han logrado los países para salir del subdesarrollo. Incrementar las horas de trabajo, exigir mayores niveles de investigación científica, ajustar el presupuesto conforme a la disponibilidad presupuestaria, es decir, generar riqueza a base del esfuerzo, sería la idea política más ingenua en un mundo donde todo ya está hecho, donde otros investigan e innovan, y donde el préstamo se paga solo, a costa de las garantías naturales (El Gran Negocio).

Sin embargo, el problema se presenta cuando no toda la población participa en el gran negocio, sino todo lo contrario, lo que innegablemente sigue promoviendo a la desigualdad social (El Gran Mal de los Latinos). La industrialización de la economía por su naturaleza es integradora, dinámica y adaptativa a la crisis nacional. La Venezuela de hoy, necesita algo más que políticos carismáticos, necesita que se le permita a la población un sistema productivo donde pueda generar su riqueza en base a su esfuerzo, sin concionantes ideológicos; donde las investigaciones científicas se desarrollen en concordancia con las necesidades de país; donde la pequeña y mediana empresa pueda aprovechar los nichos de mercados que ha generado la crisis, y así el resurgimiento de un sector empresarial industrial y no comercializador.

El talento humano es el único activo en el que se tiene que invertir para que una nación genere competitividad en el comercio internacional.

Por: Alfredo Ordóñez López
Internacionalista
MSc. en Economía Internacional
Doctorante en Estudios del Desarrollo (CENDES-UCV)
Coordinador de la Maestría en Economía Internacional (FACES-CEAP-UCV)

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Opinión

Comunicado del CNP

Published

on

Comunicado del CNP

El Colegio Nacional de Periodistas, en fiel cumplimiento a los postulados democráticos que crearon nuestra institución gremial, les exige a las autoridades nacionales el resguardo y protección de los periodistas en el ejercicio de su sagrado deber constitucional de buscar la información y transmitirla, cumpliendo con la Ley de Ejercicio del Periodista, vigente, y demás leyes de la República. (más…)

Continue Reading

Opinión

¿Rectificación? No más callejones sin salida

Published

on

¿Rectificación? No más callejones sin salida

Dip. Omar Ávila.- Esta semana escuchamos a Juan Guaidó ofrecer reunir a todas las fuerzas democráticas, para debatir las distintas visiones que tenemos la mayoría que nos oponemos a este régimen, planteamiento que desde Unidad Visión Venezuela hemos venido haciendo desde hace 2 años, y que este año lo hemos propuesto cada vez con mayor urgencia; ese Encuentro Nacional de la Oposición, en el que se pueda realinear a todos en una sola agenda. (más…)

Continue Reading

Opinión

¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?

Published

on

¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?

ANTONIO ASPAS.-

En este mes de diciembre, es habitual que los grandes bancos y los principales estrategas publiquen sus previsiones sobre la evolución de las bolsas para el próximo año. Todos los años, la inmensa mayoría de estas previsiones suelen pronosticar una rentabilidad para el próximo año de entre el 8 y el 11%, pero, curiosamente, aunque la rentabilidad media histórica de la bolsa es del 10% (incluidos dividendos), solo el 2% de los años la rentabilidad de la bolsa se ha encontrado entre ese 8 y 11% pronosticado.

De hecho, la evolución de la bolsa americana desde 1926 (94 años) es la siguiente:

1575464240185 300x262 ¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?
En mi caso particular, les confesaré que no tengo ni idea. No ya de lo que va a hacer la bolsa el próximo año, sino ni siquiera de lo que va a hacer la bolsa mañana. Pero es que, además, no creo que nadie sepa predecir con mayor acierto que un mono lo que va a hacer la bolsa el próximo año, salvo casos extremos de valoración, como podría ser el año 2000 o el 2008.

“Históricamente, hay más de un 70% de posibilidades de que el próximo año sea alcista”

Además, la evolución de la economía tampoco sirve para predecir la evolución de la bolsa, ya que esta se adelanta incluso en años a la economía. Como ejemplo tenemos el año pasado: tras una fuerte caída durante el último trimestre del 2018, las previsiones económicas para 2019 eran bastante negativas y en cambio vemos cómo la evolución de la bolsa y de la renta fija ha sido muy positiva durante el ejercicio.

Lo que sí que podemos observar de esta tabla es que, históricamente, hay más de un 70% de posibilidades de que el próximo año sea alcista. En estos últimos 94 años, hemos tenido 25 años en negativo y 69 en positivo. Además, de estos datos podemos sacar tres conclusiones:

1) La rentabilidad histórica de la bolsa ha sido muy positiva (+10%).

2) La volatilidad de la bolsa es muy alta. Esto implica que hay que saber mantener la sangre fría y no dejarnos llevar por el pánico ni la euforia.

3) Hay que invertir en bolsa a largo plazo, evitando intentar hacer ‘market timing’ o, dicho en castellano, intentar predecir cuándo entrar y salir de la bolsa.

* Antonio Aspas es socio de Buy & Hold

Continue Reading

Tendencias

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!