Connect with us

Opinión

Diplomacia y reconocimiento en las relaciones internacionales: Venezuela y el grupo de lima

Published

on

Diplomacia y reconocimiento en las relaciones internacionales: Venezuela y el grupo de lima
Diplomacia y reconocimiento en las relaciones internacionales: Venezuela y el grupo de lima

Por: Alfredo Ordóñez López.- La crisis política y económica que enfrenta la República Bolivariana de Venezuela ha tenido un alto grado de incidencia en sus relaciones internacionales. Luego de la proclamación del Diputado y Presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, como Presidente (E) de Venezuela, se ha generado una duplicidad en las relaciones diplomáticas de Venezuela. La dualidad en las instituciones públicas del Estado venezolano ha obligado a los gobiernos del mundo a considerar inminente realizar un “reconocimiento de gobierno”.

El reconocimiento de gobierno es un acto declarativo que realizan los jefes de Estados para admitir a un representante de gobierno de otro Estado dentro de la comunidad internacional, por lo que es la convalidación jurídica de una situación de hecho. De igual forma, se puede generar un desconocimiento de gobierno cuándo éste se constituye de forma extrajudicial y se sostiene mediante el uso de la fuerza, rompiendo con los principios de paz y seguridad emanados de la comunidad internacional. En el caso latinoamericano, el reconocimiento de gobierno se realiza cuando este surge en el marco constitucional.

Las naciones latinoamericanas, dado su sistema Presidencialista, instituyen su contrato social a través de las Constituciones porque tiene como propósito el control de los gobiernos. ¨La constitución representa el límite del poder. Si el poder no tiene límites no hay constitución¨(1). De tal manera que cuando un gobierno genera acciones o agresiones en contra de la sociedad son comportamientos anticonstitucionales, por lo que su legitimidad se vuele discordante ante la esencia del contrato social, lo que al final afecta severamente su posición dentro de la legalidad.

Venezuela se encuentra ante una grave crisis de gobernabilidad y convivencia política, y ante esa situación, los gobiernos que conforman el Grupo de Lima (14 países) tienen la potestad discrecional del reconocimiento de gobierno, ya sea de forma expreso o condicionante cuando lo consideren fundamental para sostener el orden y la paz regional. El 4 de enero de 2019 el Grupo de Lima determinó que “no reconocen la legitimidad” de un nuevo periodo presidencial de Nicolás Maduro, y ya para el 23 de enero de 2019 Brasil, Colombia, Paraguay, Chile y Perú reconocieron al Dip. Juan Guaidó, como Presidente (E) de Venezuela conforme a la Constitución y el apoyo social exhibido en un acto público.

De tal manera que los gobiernos que conforman el Grupo de Lima se sustentaron en la legitimidad para otorgar el “reconocimiento de gobierno de forma expresa” al Dip. Juan Guaidó, como una política internacional pertinente para el sostenimiento de la democracia, siendo esta la mejor opción para garantizar la paz, la seguridad, el desarrollo (2), y evitar las violaciones a los Derechos Humanos. Sin embargo, el reconocimiento de gobierno debe pasar por un acto o gestión diplomática, y por ello el nombramiento de representantes del Estado venezolano ante el Grupo de Lima, Chile, Costa Rica, Honduras, Perú, Panamá, Ecuador, Colombia Canadá, Argentina, Estados Unidos, dándole así una acción de hecho al acto declarativo.

En el caso de los países que han mantenido el reconocimiento a Nicolás Maduro, como Presidente Constitucional, se enmarcan en los principios establecidos en la Carta de las Naciones Unidas sobre la libre determinación y el derecho de los pueblos a decidir su propia forma de gobierno, forma de independencia, autonomía, referéndums, elecciones y legitimidad de los gobiernos (3). Por lo que se han mantenido rígido en una Diplomacia Clásica Bilateral de forma permanente, argumentando que la diplomacia busca “contribuir al desarrollo de las relaciones amistosas entre las naciones, prescindiendo de sus diferencias de régimen constitucional y social” (4), siendo este último aspecto la posición manifestada por México dentro del Grupo de Lima.

El reconocimiento de gobierno pareciera obligatorio de jure pero en principio es puramente doctrinal, ya que la actitud de los Estados está dictada por motivos de orden esencialmente político (5) y económico. En tal sentido, las relaciones internacionales entre el Grupo de Lima y Venezuela, se mantienen bajo una “Diplomacia ad hoc” dado su carácter permanente hasta que se cumplan las condiciones esenciales para el restablecimiento del orden democrático, y así regresar a una diplomacia temporal,

Sin embargo, esta Diplomacia Paralela que presenta la institucionalidad venezolana, perjudica significativamente la imagen internacional del país, quebranta los principios de unidad de acción en el exterior y debilita sus relaciones comerciales con el resto del mundo. Por lo tanto, al generarse un restablecimiento del orden democrático y estabilidad política en Venezuela, la gestión diplomática deberá pasar por un proceso de revisión y redefinición profunda de sus objetivos, siendo esta “el instrumento de que se vale la política exterior de cualquier Estado” (6) para la realización de sus planes en el marco de las relaciones internacionales.

(1) Ramón Escobar Salom. Los Demonios de la Democracia, p 12.
(2) OEA – Democracia
(3) Carta de las Naciones Unidas – Capitulo VII
(4) Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas 1961
(5) Charles Rousseau. Derecho Internacional Público, p 309.
(6) Manuel Morales Lama, Diplomacia Contemporánea, p. 9

Por: Alfredo Ordóñez López*
Internacionalista
MSc. en Economía Internacional
Doctorante en Estudios del Desarrollo (CENDES-UCV)
Coordinador de la Maestría en Economía Internacional (FACES-CEAP-UCV)

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Opinión

Comunicado del CNP

Published

on

Comunicado del CNP

El Colegio Nacional de Periodistas, en fiel cumplimiento a los postulados democráticos que crearon nuestra institución gremial, les exige a las autoridades nacionales el resguardo y protección de los periodistas en el ejercicio de su sagrado deber constitucional de buscar la información y transmitirla, cumpliendo con la Ley de Ejercicio del Periodista, vigente, y demás leyes de la República. (más…)

Continue Reading

Opinión

¿Rectificación? No más callejones sin salida

Published

on

¿Rectificación? No más callejones sin salida

Dip. Omar Ávila.- Esta semana escuchamos a Juan Guaidó ofrecer reunir a todas las fuerzas democráticas, para debatir las distintas visiones que tenemos la mayoría que nos oponemos a este régimen, planteamiento que desde Unidad Visión Venezuela hemos venido haciendo desde hace 2 años, y que este año lo hemos propuesto cada vez con mayor urgencia; ese Encuentro Nacional de la Oposición, en el que se pueda realinear a todos en una sola agenda. (más…)

Continue Reading

Opinión

¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?

Published

on

¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?

ANTONIO ASPAS.-

En este mes de diciembre, es habitual que los grandes bancos y los principales estrategas publiquen sus previsiones sobre la evolución de las bolsas para el próximo año. Todos los años, la inmensa mayoría de estas previsiones suelen pronosticar una rentabilidad para el próximo año de entre el 8 y el 11%, pero, curiosamente, aunque la rentabilidad media histórica de la bolsa es del 10% (incluidos dividendos), solo el 2% de los años la rentabilidad de la bolsa se ha encontrado entre ese 8 y 11% pronosticado.

De hecho, la evolución de la bolsa americana desde 1926 (94 años) es la siguiente:

1575464240185 300x262 ¿Qué va a hacer la bolsa en 2020?
En mi caso particular, les confesaré que no tengo ni idea. No ya de lo que va a hacer la bolsa el próximo año, sino ni siquiera de lo que va a hacer la bolsa mañana. Pero es que, además, no creo que nadie sepa predecir con mayor acierto que un mono lo que va a hacer la bolsa el próximo año, salvo casos extremos de valoración, como podría ser el año 2000 o el 2008.

“Históricamente, hay más de un 70% de posibilidades de que el próximo año sea alcista”

Además, la evolución de la economía tampoco sirve para predecir la evolución de la bolsa, ya que esta se adelanta incluso en años a la economía. Como ejemplo tenemos el año pasado: tras una fuerte caída durante el último trimestre del 2018, las previsiones económicas para 2019 eran bastante negativas y en cambio vemos cómo la evolución de la bolsa y de la renta fija ha sido muy positiva durante el ejercicio.

Lo que sí que podemos observar de esta tabla es que, históricamente, hay más de un 70% de posibilidades de que el próximo año sea alcista. En estos últimos 94 años, hemos tenido 25 años en negativo y 69 en positivo. Además, de estos datos podemos sacar tres conclusiones:

1) La rentabilidad histórica de la bolsa ha sido muy positiva (+10%).

2) La volatilidad de la bolsa es muy alta. Esto implica que hay que saber mantener la sangre fría y no dejarnos llevar por el pánico ni la euforia.

3) Hay que invertir en bolsa a largo plazo, evitando intentar hacer ‘market timing’ o, dicho en castellano, intentar predecir cuándo entrar y salir de la bolsa.

* Antonio Aspas es socio de Buy & Hold

Continue Reading

Tendencias

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!