Connect with us

Opinión

Notas sobre el puente humanitario y el régimen de facto

Published

on

Notas sobre el puente humanitario y el régimen de facto

Por: Nelson Chitty La Roche.- “La justicia con demora, no es justicia”. Eduardo Couture.

Pasan los días y los venezolanos transitan el calvario de todas las decepciones. No significa que perdieran la esperanza que bien sabemos, como el ave de fénix, regresó de la mano de la Asamblea Nacional y su presidente Juan Guaidó además del apoyo visible de la comunidad internacional. Pero a veces nos fallan aquellos en que otrora creíamos y de tal manera que entre perplejos y adoloridos los vemos.

Hasta el año 1998, y que conste, aún después de las dos intentonas golpistas de 1992, la Fuerza Armada Nacional gozaba de un elevado nivel de confianza en el sentimiento de la ciudadanía, al extremo de que la mayoría escogió a uno de ellos y le apostó todo lo que tenía y resaltó, enfatizó a los pobres especialmente, pero no únicamente. Empresarios y gente de los medios de comunicación se sumaron al fenómeno antipolítico cuyo discurso agresivo y rencoroso fascinó a los formadores de opinión quienes, desde sus programas televisivos o radiales, desde sus editoriales en la prensa escrita o en sus artículos de prensa, no solo lo admitieron, sino que lo promovieron y al ganar aquella elección de 1998 fueron incluso al gobierno con él.

Los que hacían de supremacía compartieron ese movimiento social y político que ponía fin a un período de 40 años de civilidad, de relativa paz social y democracia consensuada entre partidos y organizaciones sociales. Insurgió el caudillo una vez más para arrasarlo todo e incluso a los cándidos intelectuales que creyeron en su histrionismo, su carisma y su astucia política. Chávez, entretanto, nos inoculó desde el comienzo, con ese deletéreo virus del militarismo y lo que es peor, inficionó de personalismo e ideologismo al establecimiento institucional sin excepción y a costa de todo el esfuerzo por construir un Estado que por décadas, y desde Juan Vicente Gómez, se venía edificando. Copiado de Ceressole tramó una alianza que recogía al Ejército, al caudillo y al pobre pueblo que traía su necesidad, su amargura y su ingenuidad para entregarle al comandante su alma.

El año 1999, el Plan Bolívar 2000 y, luego, el fondo único social, pusieron en las ávidas manos de los uniformados el dinero y el efectivo incluso, para seducir el paladar concupiscente de los compañeros de armas que como los pobres encontraron en la enajenación su Potosí. Poco a poco, pero sin pausa, fue penetrando al cuerpo armado y fagocitándolo, lo absorbió y metabolizó logrando en él armara un Frankenstein que se convirtió en la oligarquía emergente, dispuesta a prevalecer a cualquier costo y ello, resultó fenomenológicamente, del asalto de la mediocridad y del cruel abandonó de sus principios y valores fundamentales, incluso el juramento de la salvaguarda de la soberanía y el acatamiento a la Constitución. Donde más daño hizo el pernicioso liderazgo del difunto fue en la corrupción del otrora forjador de libertades que cambió sin despeinarse a cuna de la “revolución bolivariana” y así, a guardia pretoriana a la orden de Nerón y sus secuaces.

¿Qué son hoy los militares venezolanos y que podemos esperar de ellos? Esta es la pregunta que hay que responder y para saber a qué atenernos. Comencemos por recordar a Luis Herrera Campins y a Ramón J. Velásquez quienes con mucha historia en las alforjas coincidían en que “los militares venezolanos son leales, hasta que dejan de serlo”. Pero las circunstancias de hoy en día tal vez obliguen a comprender más del asunto en su contexto. Fernando Mires ensayaba de describirlos así “En términos politológicos, el chavomadurismo ha convertido a las FANB en una organización corporativa, eje fundamental de una nueva clase dominante de Estado”. Personalmente, considero que el virus del cinismo chavistamadurista, gen introducido en el ADN nacional, engendró un mutante social que convirtió a la FANB en una suerte de oligarquía asociada a una camarilla de inescrupulosos, ignorantes y demagogos cuyo botín es el poder. Cultores del ilícito, delinquen y auspician el abuso como un derecho que resulta de disponer de las armas y del apoyo del organismo armado.

En efecto, los uniformados se asumen como legítimos tenedores del poder siendo que tienen la fuerza. Desde el 11 de abril de 2002 nefasto, aprendieron a comportarse como una congregación cuya dinámica los amalgamó en torno a un trío de cohesionantes. El primero es el ideológico que, en este caso, como antes se explicó, apunta al modelo Ceressole. El segundo es el miedo que redunda en cada uno de ellos, hombres como están al acoso que el sistema en prevención impone, vigilando, fiscalizando, supervisando hasta lo más ordinario en el campo de la fidelidad al gran hermano. Un ambiente, mutatis mutandis, similar al descrito por Orwell en sus célebres novelas, rebelión en la granja y especialmente, 1984, es la cosmovisión de los castrenses. Tercero: apunta a la anomia que como una centrífuga los ha sujetado a una sistemática separación de los valores incluso militares. La corrupción fue y es total en ese segmento societario. No disciernen ni saben ya dóde está la línea que separa lo bueno y lo malo.

Solo así se entiende que sabedores del desengaño en todos los órdenes posibles permanezcan contra familiares, amigos, compatriotas al servicio de un proceso de destrucción y ruindad como el que nos azota a los venezolanos. Son zombis, alienados y despersonalizados; dejaron de ser soldados aunque luzcan y hablen como tal. Igual acontece en Corea del Norte o en Cuba, lo que explica el esfuerzo por mediatizarlos desde la llegada en 1998 a la FANB y particularmente desde 2002. Éxito indubitable del chavomadurismo.

Las consecuencias están a la vista. Régimen de facto, desconocedor del Derecho y de la soberanía popular. Complicidad a nombre de esa jurada lealtad a la jefatura a la que no se juzga, evalúa, solo se le aprueba y se le sirve. Servilismo corporativo, pues.

Entretanto, el bien también acciona y al hacerlo, renace la esperanza que lleva a los venezolanos a las luchas de calle, al poner 41 muertos más en otro 23 de diciembre histórico sobre la inconsciencia de los que confiadamente armamos para nuestra defensa e integridad. Triste impunidad. Crímenes premeditados, además.

Un duelo se ventila entre ese pueblo, harto del bizarro socialismo parasitario e incompetente que tiene hambre, sed, mengua sin medicamentos, descompuesto, pero nuevamente y ahora con la solidaridad del exterior, de los vecinos, de los otros pueblos reclamando como de ellos nuestro derecho a autodeterminarnos y del otro lado, ese otro pueblo de verde oliva, enfermo, obsesivo, esquizoide.

Las tentativas, los forcejeos siguen y la del canal humanitario pondrá a prueba a unos y a otros. ¿No saben que sus conciudadanos mueren de hambre? ¿No les duele, no les importa, les rueda? La política entendida como el abordaje racional de la conflictividad los convoca a facilitar la ayuda a los más necesitados. La historia y la justicia los observa. Veremos si son capaces de iniciar su redención.

nchittylaroche@hotmail.com

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Opinión

VENEZUELA: Zona de Exhibición Hegemónica de Rusia y EE.UU

Sin embargo, la estrategia del Presidente Ruso, Vladimir Putin, ha sido todo lo contrario. El expansionismo ruso recobró fuerza con la adhesión de Crimea y Sebastopol en territorio ucraniano en el año 2014. Este impulso promovió la confianza que necesitaba el Kremlin para tener en el 2015 presencia militar en Siria en favor del gobierno de Bashar al-Assad; fortalecer el convenio de la «ruta oriental» de suministro seguro de engería para la República Popular China a través de un gasoducto (38.000 millones de metros cúbicos anuales de gas natural en 30 años, al precio de 400.000 millones de dólares); y lograr una reunión estratégica a principio del 2019 entre Vladímir Putin y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para realizar acciones conjuntas en territorio sirio. Disminuyendo la influencia norteamericana en el Medio Oriente.

Published

on

VENEZUELA: Zona de Exhibición Hegemónica de Rusia y EE.UU

Por: Alfredo Ordóñez López*.- La presencia de militares rusos en la República Bolivariana de Venezuela ha generado una gran preocupación para sus vecinos en la región, y especial para los Estados Unidos de América. Luego del anuncio del Presidente de los EE.UU, Donald Trump, a finales del año 2018 de retirar las tropas militares del territorio sirio, y la necesidad de disminuir la presencia militar en aquellas zonas donde no se genere ningún beneficio para los americanos, pareciera haberse dado una suerte de equilibrio geopolítico en el mantenimiento de las zonas de influencia de las naciones más poderosas del mundo.

Sin embargo, la estrategia del Presidente Ruso, Vladimir Putin, ha sido todo lo contrario. El expansionismo ruso recobró fuerza con la adhesión de Crimea y Sebastopol en territorio ucraniano en el año 2014. Este impulso promovió la confianza que necesitaba el Kremlin para tener en el 2015 presencia militar en Siria en favor del gobierno de Bashar al-Assad; fortalecer el convenio de la «ruta oriental» de suministro seguro de engería para la República Popular China a través de un gasoducto (38.000 millones de metros cúbicos anuales de gas natural en 30 años, al precio de 400.000 millones de dólares); y lograr una reunión estratégica a principio del 2019 entre Vladímir Putin y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, para realizar acciones conjuntas en territorio sirio. Disminuyendo la influencia norteamericana en el Medio Oriente.

En tal sentido, la presencia de militares rusos como demostración de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, no es más que una exhibición estratégica del presidente ruso para resaltar su influencia expansionista en todo el mundo, y en especial a la zona de seguridad de los Estados Unidos de América, su eterno rival desde la Guerra Fría.

En esencia, esa estrategia provocativa del Kremlin para Washington, ha obligado a este último activar a los veinte nueve (29) Miembros de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) y al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para evaluar el rol que viene desempeñando Rusia en las zonas de conflicto internacional y la situación particular de Venezuela conforme a los protocolos internacionales, pero también como una forma de convalidar cualquier acción unilateral de los EE.UU frente a una amenaza directa en su zona de seguridad nacional.

De ahí que Washington ha bajado sus expectativas sobre el retiro de tropas de Siria, y ha reactivado su lobby con sus aliados en el Medio Oriente (Israel, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos) frente al expansionismo ruso en Yemen, Siria y Turquía. De igual forma en América Latina, han brindado todo el apoyo a los miembros del Grupo de Lima frente al expansionismo ruso en Venezuela.

Al respecto, la crisis de estabilidad política, economía y social que sufre Venezuela ha permito que el territorio soberano se convierta en una vitrina de exhibición hegemónica para Rusia y los Estados Unidos de América. Los problemas de legalidad y legitimidad de la institucionalidad política, aunado a las constantes violaciones de los derechos humanos de forma sistemática, han dejado a la nación venezolana desamparada en búsqueda de una tutela internacional. Ejemplo de ello, han sido los planes expuesto por los distintos actores políticos de Venezuela, enfrascados en la dependencia petrolera y en una política monetaria ajustada a un sistema de endeudamiento internacional.

De ahí la estrategia de cabildeo internacional por parte de su actores políticos venezolanos, un grupo para mantener su poder debajo la sombra de la presencia rusa, y el otro, en búsqueda del poder bajo la sombra de la estatua de libertad. Tal vez consecuencias del Neoimperialismo. Sin embargo, lo más preocupante es la situación de crisis que enfrenta Venezuela y que se agudiza cada día más. Pasan los días y no se visualiza en ningún de los actores políticos una planificación estratégica como Nación para activar una resiliencia que permita retomar el camino al desarrollo del país.

*Alfredo Ordóñez López
Internacionalista
MSc. en Economía Internacional
Doctorante en Estudios del Desarrollo
Twitter / Instagram: @alf_ord

Continue Reading

Opinión

Razones: Transición a la Democracia

Published

on

Transición a la Democracia
Razones: Transición a la Democracia

Por: Eddi Gilberto Rosales Sannazzaro*.- Estas son las razones en cuya virtud, de conformidad con lo establecido en el “Estatuto que rige la Transición a la Democracia” promulgado por la Asamblea Nacional, mañana, 23 de febrero de 2019, no habrá llamado a elecciones: ‬

1.- El proceso de transición consta de 3 etapas: Se inicia con la cesación de la usurpación, continúa con la conformación de un Gobierno Provisional de Unidad Nacional y culmina con la celebración de elecciones libres.

2.- Según lo planteado en el Estatuto en referencia el transcurso del lapso de 30 días al cual se alude en el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela no se ha iniciado porque la aplicación del contenido de ese artículo está suspendida. En virtud de ello aún no han nacido las obligaciones de convocar y celebrar elecciones libres.

3.- De conformidad con lo dispuesto en el Estatuto en cuestión el transcurso del lapso de 30 días al cual se alude en el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se inicia una vez que cese la usurpación. Es a partir de ese momento, entonces, que nacen las obligaciones de convocar y celebrar elecciones libres.

4.- Conforme a lo establecido en el Estatuto anteriormente aludido al cesar la usurpación comienza a transcurrir el lapso de 30 días a lo largo del cual debe convocarse y deben celebrarse las elecciones, salvo que existan razones técnicas que lo imposibiliten.

5.- A lo largo del lapso de 30 días, lapso este que comienza a transcurrir, tal cual lo indicamos, a partir del momento en el que cesa la usurpación, el presidente de la Asamblea Nacional, que ocupa la vacante, ostentará la cualidad de Presidente de la República (encargado).

6.- En caso de que no se pueda convocar a elecciones y de que éstas no puedan celebrarse por razones de imposibilidad técnica, la Asamblea Nacional, antes de que transcurra el lapso de 30 días al cual se alude en el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, podrá ratificar al Presidente de la República (encargado). De ser así, pasará a denominarse Presidente (Provisional) de la República. La ratificación en referencia ha de producirse, fundamentalmente, con la finalidad de que el Presidente Provisional de la República conforme un Gobierno Provisional de Unidad Nacional.

*Fiscal emérito del Ministerio Público
eddirosales@hotmail.com
Eddi Gilberto Rosales Sannazzaro

PD: Si tiene algunas interrogantes, léase el Estatuto. Estoy seguro de que después de hacerlo el número de interrogantes será mayor.

Continue Reading

Opinión

Venezuela y su condena al desarrollo industrial

Hoy en Venezuela se vive una de las crisis económicas más grandes en toda su historia del siglo XX, lo que ha obligado a los gremios empresariales, políticos, académicos, entre otros, a buscar una fórmula que permita el rescate del declive económico. Propuestas concretas son pocas, a decir verdad, deberíamos estar inundados de propuestas de rescate económico y no es así. Realmente son pocas, tan pocas que cuando se negocian en secreto, inmediatamente se hacen públicas antes de su presentación formal a los medios de comunicación.

Published

on

*) Imagen extraída de //www.elimpulso.com/2015/06/29/reindustrializar-prioridad-nacional/

Por: Alfredo Ordóñez López.- La historia económica venezolana siempre ha tenido una conexión dependiente con el comercio internacional, desde la explotación de sus piedras preciosas y plantación hasta la conformación de la solemne industria petrolera, el puerto ha sido el punto de partida del desarrollo del país. El comercio internacional permitió la conformación de empresarios de puerto, la importación y el financiamiento proveniente de los ingresos petroleros, fueron el punto focal de todos los planes nacionales (o gubernamentales) de desarrollo. (más…)

Continue Reading

Tendencias