Connect with us

Opinión

La intervención improbable

El extremismo opositor, por su parte, al auspiciar entre sus seguidores la creencia de que la salvación nacional pende exclusivamente del hecho de que una invasión militar extranjera se materialice, no se percata de que los inmoviliza en torno a una expectativa que no parece racionalmente fundada y a una espera que luce interminable.

Published

on

La intervención improbable
La intervención improbable

Por: Eddi Gilberto Rosales Sannazzaro*.- Poco a poco el gobierno le ha dado vida a la idea de que el arribo de una invasión militar extranjera a nuestro país se aproxima. Lo ha hecho con persistencia, aun cuando la sabe improbable. A la idea en referencia, calculadora e inescrupulosa como es, le saca provecho entre sus huestes. Lamentablemente, algunos opositores generalmente influenciados por el extremismo, sin percatarse de que la espera puede ser indefinida, pero además, notoriamente desmovilizados en virtud de que sus acciones destinadas a derrotar a la dictadura no rebasan los límites del teclado que tienen frente a sí, claman por que ella se produzca.

El oficialismo sabe que al sembrar entre los suyos una idea tan peculiar los compacta y los induce a movilizarse en “defensa de la patria”. La creación del enemigo externo imaginario es uno de los elementos integrantes del acervo doctrinario que los regímenes autoritarios han puesto en boga para amalgamar a las masas que le sirven de sustento. Difundida la idea concebida por el pensador alemán Carl Schmitt, el liderazgo oficialista genera entre los suyos una expectación particularmente cruel de cara a un desembarco de submarinos, portaviones, acorazados, fragatas y corbetas que en su carácter de inoculador sabe que no zarparán desde puerto alguno.

El extremismo opositor, por su parte, al auspiciar entre sus seguidores la creencia de que la salvación nacional pende exclusivamente del hecho de que una invasión militar extranjera se materialice, no se percata de que los inmoviliza en torno a una expectativa que no parece racionalmente fundada y a una espera que luce interminable.

¿Qué sentido tiene combatir y volver a las calles si la invasión militar extranjera es inminente? ¿Qué sentido tiene desplegar o hacer esfuerzos por deponer a la dictadura si al invadirnos ella será derrocada? ¿Qué sentido tiene hacerlo si la intervención militar extranjera garantiza el retorno a la democracia? ¿Qué sentido tiene correr riesgos que lucen innecesarios si el problema ha de ser resuelto por otros? ¿Qué sentido tiene propugnar la reconstrucción de las fuerzas opositoras y la necesidad de que unifiquen sus posturas si el asunto, fatalmente, ha de ser resuelto mediante una intervención militar extranjera?

Lo cierto es que entre la espera de un acontecimiento que se presenta ante nuestros ojos como fortuito por ser futuro e incierto, por una parte, y la desmovilización de quienes dan por descontado el desembarco de las tropas salvadoras, por la otra, existe una relación causal inocultable e indisoluble. La inoculación de la idea y la expectante espera constituyen la causa; el efecto inmediato está constituido por la desmovilización; el mediato no es otro que el del afianzamiento del régimen al amparo de la pasividad de quienes lo adversan.

Nadie puede aseverar, fundadamente, que algún gobierno extranjero o alguna coalición internacional han decidido invadir a nuestro país o estudian la posibilidad de hacerlo. Ningún gobierno extranjero ha emitido señales que permitan afirmar, con seriedad, que se avizora una intervención militar en Venezuela. Nadie ha reportado el despliegue de movimientos sospechosos al respecto. Hasta el día de hoy no ha sido emitida declaración alguna cuya beligerancia permita inferirlo.

Los gobiernos del orbe y los entes que se han pronunciado sobre la situación interna en nuestro país han desestimado, expresamente y por el contrario, esa vía. Lo relacionado con una intervención militar de envergadura se estudia, se discute, se aprueba, se prepara y se ejecuta. Nada de eso ha ocurrido. LOS INVASORES NO HAN ZARPADO Y TODO INDICA QUE NO LO HARÁN.

Eddi Gilberto Rosales Sannazzaro*
Fiscal emérito del Ministerio Público de Venezuela
Foto del perfil de Eddi Rosales Sannazzaro
eddirosales@hotmail.com

Gente de Hoy presenta contenidos en política, economía, opinión, farándula, turismo, entretenimiento, hoteles, educación, mundo gastronómico, deportes y temas de investigación de relevancia en Estados Unidos, América Latina y el mundo.

Opinión

La actitud, ¿es importante en la política?

Lo primero que debe estar presente, son las ganas de promover un cambio en la persona, que este consiente de sus habilidades y fortalezas, buscando determinar las mejoras posibles en su debilidades y oportunidades, focalizando ese cambio a una situación ideal para llegar a su público, votantes y hasta su propio equipo de trabajo de manera eficaz

Published

on

La actitud, ¿es importante en la política?
La actitud, ¿es importante en la política?

CARACAS.- Con mucha frecuencia se acercan personas que hacen vida en la política o que son candidatos noveles, buscando ayuda en algunos espacios que para ellos son importantes y casi nunca se dan cuenta que la mayaría de sus fallas están presentes en la conducta y que realizando un reencuadre probablemente afecte de manera positiva su entorno, en ese punto entra el coach y valiéndose de técnicas y de la Programación Neurolinguítica (PNL), contribuye a mejorar exponencialmente esas áreas que no les permite avanzar. (más…)

Continue Reading

Opinión

Verdades incontrovertibles ‬

Published

on

Verdades incontrovertibles ‬
Verdades incontrovertibles ‬

Por: Eddi Gilberto Rosales Sannazzaro*.- LA CRISIS ARRECIA: Algunas empresas especializadas en estudios de mercado aseguran que a partir del año que viene serán muy pocos los venezolanos y las venezolanas que usen interiores, medias y pantaletas, según sea el caso. Los precios son prohibitivos. Ya dirán desde el gobierno que conforme a los resultados arrojados por algunas encuestas hechas por HINTERLACES la sexualidad vernácula, y particularmente, la de quienes forman parte de los sectores populares, está a flor de piel.‬ (más…)

Continue Reading

Opinión

Todo pasa, los momentos no son eternos son transitorios

Ese sufrimiento es subjetivo, su mente es capaz de concebir fantasmas alucinantes, que le atormentan implacablemente, con miedos obsesivos por las inseguridades y temores.

Published

on

Todo pasa, los momentos no son eternos son transitorios
Todo pasa, los momentos no son eternos son transitorios

Por: Edicta Gómez Merchán*,- A veces el ser humano actúa como un sonámbulo, camina, va hacia cualquier dirección sin saber por qué, enfrenta aquí, grita allá, se para, se identifica con este, rechaza aquel, a veces llora, otras ríe, unas contento, otras triste, va en direcciones inesperadas y hasta toma rumbos equivocados, con la brújula perdida, no entiende y sufre. (más…)

Continue Reading

Tendencias