No todos deben “puyarse” por difteria

Especialistas en materia de epidemiología evalúan como positivo que se esté ofreciendo la cobertura de vacunas para frenar la epidemia de Difteria en el país, sin embargo encuentran fallas en el anuncio realizado por el ministro de Salud, Luis López.

El exministro de Salud José Félix Oletta indicó que la información es confusa, incompleta y tardía, ya que se están tomando medidas 15 meses después de haber identificado casos en septiembre de 2016 en el estado Bolívar.

Oletta critica que no se especifique el número de dosis destinadas específicamente para la difteria de estos 9 millones. En este sentido explicó que se estaría hablando de dos tipos de vacuna, en el caso de los niños menores de un año se aplicaría la pentavalente, pero los refuerzos no pueden ser realizados con pentavalente para aquellos que hayan recibido el esquema completo en el primer año (tres dosis).

Aquí entra otro grupo, los adultos que no fueron vacunados con el esquema completo, estos deben recibir las tres vacunas de Toxoide Tetánico Diftérico con dos meses de diferencia entre la primera y la segunda; dos meses entre la segunda y la tercera dosis.

Los únicos que deben recibir sólo una vacuna de refuerzo son aquellos que hayan cumplido previamente con el esquema y ya hayan pasado 10 o más años, porque si aún están dentro de este tiempo siguen protegidos por la inmunización que recibieron.

Lo que quiere decir, que la vacuna no es para todos, considera que es un error invitar a inmunizarse a toda la población sin dar estas especificaciones, ya que si acuden todos de forma indiscriminada se están agotando las dosis que otros si necesitan.

“Los esquemas que requieren tres dosis desde cero no se pueden cumplir en dos semanas. Si este ciclo de vacunación es de dos semanas, solo se puede poner la primera y tendrán que ser completadas posteriormente. Aclarando que los que reciban la primera no están inmunizados y aún pueden contraer la enfermedad”, Aclaró Oletta.

Alejandro Rísquez, epidemiólogo y profesor de la Facultad de Medicina -Escuela Luis Razetti- de la Universidad Central de Venezuela especificó que en el caso de la inmunización de la difteria por medio de la Triple Bacteriana son cinco dosis antes de los 10 años, una en la adolescencia y una dosis cada 10 años en adultos. En el caso que se desconozca si cumplió o no con el esquema y tener entre 30 y 40 años deberá aplicarse al menos tres dosis.

Otro elemento que les resultó discordante a los especialistas es que hayan dejado por fuera estados con reportes de casos, mientras que se incluyen otros que no y que cuentan con mayor cobertura de vacunación.

En este sentido, el profesor de la UCV destacó el caso de los estados Zulia, Portuguesa y Nueva Esparta que no están entre la prioridad, a pesar de que la epidemia debería ser considerada como un problema nacional. En este sentido opinó que debían enfocarse en los 17 estados en los en los que la Organización Panamericana de la Salud indicó habían casos sospechosos.

Rísquez también cuestionó el hecho de que no se de información sobre el estado del brote, ya que no se le ha comunicado al país cómo prevenir, cómo reaccionar, ni dónde acudir ante sospecha.

Oletta, quien coincidió con Rísquez, incluyó dentro de la prioridad a Carabobo, Trujillo, Barinas, Mérida e incluso Distrito Capital y Vargas que han tenido baja cobertura: “Luce arbitrario lo de los estados, da a entender que en los demás no hay casos y no es así. La epidemia es nacional, el programa también debe serlo”, consideró Oletta, agregando que las entidades con casos sospechosos han ascendido a 21 estados.

“Esto ocurre porque las autoridades de salud del país van detrás de las epidemias y se tiene que ir adelante, había que anticiparse y empezar a vacunar cuando se dieron los primeros casos. No esperar y hacerlo de forma apresurada”, expresó.

Fuente: 2001

1 Trackback / Pingback

  1. Crisis de salud en Venezuela. ¿Podrán los niños esperar? - MiradorSalud - VE

Deja un comentario