Vértigo, una sensación de movimiento frecuente

La mayoría de los casos de vértigo tiene su origen en alteraciones del oído interno.

El vértigo es una sensación irreal o alucinación de movimiento en la que la persona siente que los objetos giran a su alrededor; o que ella misma experimenta un desplazamiento rotatorio del cuerpo. Esta patología puede estar asociada a múltiples causas.

La doctora Elizabeth Garrido de Pérez, otorrinolaringóloga, explicó que existen dos tipos de vértigos: centrales y periféricos. Los primeros se originan en el sistema nervioso central y están relacionados con infartos o hemorragias cerebrales; así como enfermedades degenerativas o desmielinizantes y tumores, entre otras.

EN el caso de ser periféricos tienen su origen en las alteraciones del oído interno -que regulan el equilibrio y la audición-, sus nervios y su irrigación sanguínea. El postural paroxístico benigno (V.P.P.B), es la causa más frecuente de este síntoma alrededor del mundo, en ambos sexos.

Vértigo ¿por qué se produce?

El VPPB, se produce por la migración de partículas de calcio, conocidas con el nombre de otoconias, y que se mueven de su posición original. Al introducirse en los canales semicirculares se produce esa sensación súbita.

También los procesos infecciosos en el oído interno en pacientes que tienen laberintitis; así como el aumento de presión de los líquidos de dichos receptores, conocido como Hídrops Endolinfático o Síndrome de Meniere, son otras de las posibles causas de esta condición. Además, a ésta la pueden acompañar ciertos dolores de cabeza indicó la especialista.

Garrido señaló que el vértigo también puede indicar tumores o ser consecuencia de enfermedades fuera del oído como la anemia, diabetes y trastornos de la glándula tiroides.

Síntomas

  • Además de la falsa percepción de movimiento, el paciente con esta patología puede presentar:
  • Hipoacusia (disminución de la audición por uno o los dos oídos)
  • Escuchar sonidos que se generan dentro de este órgano (conocidos como acufenos o tinnitus)
  • Sudoración
  • Taquicardia
  • Náuseas e incluso vómitos

Diagnóstico y Tratamiento

En casi la totalidad de los casos, el diagnóstico de vértigo se hace en la consulta, a través del interrogatorio y el examen físico del paciente. Para definir el VPPB no se requieren exámenes adicionales; pero sí se completan con pruebas de laboratorio como: hematología o estudios de imagen.

Para tratar esta condición, se dispone de dimenhidrinato que disminuye el vértigo y los síntomas que lo acompañan. Este principio activo tiene un margen amplio de seguridad, aunque produce somnolencia. Por ello, aunque se puede adquirir sin prescripción médica, se recomienda la evaluación especializada antes de usarlo.

Fuente: Eme de Mujer

Sé el primero en comentar

Deja un comentario