Juegos didácticos: mucho más que juegos

Especial Gente de Hoy (Guillermo Tovar).- Conocidos ya desde épocas antiguas, los juegos didácticos son una estrategia de múltiples ventajas que se pueden utilizar en cualquier nivel o modalidad de enseñanza para niños, jóvenes e incluso adultos. En la actualidad, Eexisten y se pueden crear un sinnúmero de juegos didácticos para diferentes áreas del conocimiento y del comportamiento humano.

Estos juegos poseen un claro objetivo educativo en su estructura más allá del juego como tal, incluyendo momentos de acción pre-reflexiva y de simbolización o de apropiación abstracta y lógica de la experiencia que es vivida durante el juego. Su enseñanza propuesta, viene a ser la apropiación por parte del jugador, de los contenidos, metodologías o conductas que se fomentan durante la ejecución del juego, promoviendo su desarrollo personal, al lograr de forma sutil y estratégica, la ejercitación práctica de habilidades y destrezas humanas y sociales, en áreas de desarrollo cognitivo, emocional, académico o laboral.

El propósito de la enseñanza lúdica a través de los juegos didácticos, es generar inquietudes y desafíos que dentro de un aula o ambiente de desarrollo, de manera sencilla, se pueda crear empatía hacia la búsqueda de soluciones prácticas, o la realización de tareas complejas de una forma agradable y cómoda, a la vez de generar aprendizajes efectivos a través del juego y la diversión.

Dentro de una amplia gama de juegos de este tipo, encontramos por ejemplo el Monopolio, que es un juego de mesa de intercambio y de bienes raíces, que promueve el desarrollo de habilidades y estrategias para la comprensión del juego económico-comercial del mercado, la oferta y la demanda. Otro juego es el Scrabble, en el cual cada jugador intenta ganar más puntos mediante la construcción de palabras sobre un tablero, fomentando la adquisición de vocabulario y nuevas palabras. Así, un sinnúmero de juegos de todo tipo los hay ahora de gran variedad, con la presencia de juegos electrónicos e informáticos, y videojuegos con mucha más capacidad y versatilidad de aplicaciones.

De la gran variedad existente, hay un juego de especial mención por su capacidad de desarrollar la mente y el pensamiento abstracto en la resolución preventiva o planificada de retos y problemas. Se trata del ajedrez, que por su parte, es un juego de estrategia mental, que fomenta la imaginación con multitud de alternativas para ganar o perder batallas, donde las reglas estrictas de lucha, marcan la pauta. Ganar o perder entonces, dependerá de la creatividad, previsión, y planificación estratégica, para vencer con éxito

Cuenta una leyenda de su origen, que un brahmán llamado Sissa Ben Dahir, lo concibió para divertimento del rey, y fue tal su éxito en la corte, que el rey, ofreció al inventor, elegir una recompensa. Fue entonces cuando el sabio solicitó, le fuera entregado un grano de trigo, en la primera casilla, dos en la segunda, cuatro en la tercera y seguir doblando la cantidad hasta totalizar las sesenta y cuatro casillas del tablero. Pero que sorpresa, la cifra final fue tan enormemente elevada, que el rey nunca podría cumplir con la cantidad demandada. De esta forma ingeniosa, el sabio venció al rey, con su inteligencia y estrategia matemática.

Según estudios recientes, la práctica regular del ajedrez, beneficia el desarrollo personal y académico. Ya que con el análisis detallado de sus estrategias, se refuerzan: la concentración, el autocontrol y la memoria visual. Todas, funciones ejecutivas del cerebro que permiten tomar decisiones de gran incidencia en el rendimiento de las personas. Y es que en el ajedrez -al igual que en la vida- para tener éxito hay que prever, planificar y actuar con una buena estrategia, con el tiempo y las condiciones limitadas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario