¿Estás fingiendo tus orgasmos? cómo decírselo a tu pareja

Momento de confesarse: ¿cuántas veces has fingido tus orgasmos? No voy a juzgar, tampoco voy a decirte lo malo que es. La verdad es que casi todas lo hemos hecho… y por más triste que sea, el orgasmo femenino es prácticamente un bonus para la mayoría.

Nos vemos presionadas a gritarle al mundo que podemos estar satisfechas, que podemos gritar de placer… y la realidad es que no sabemos comunicar nuestras necesidades.

Pero si no estás satisfecha con tu pareja, deberías decirlo. Va a ser incómodo, y tal vez hieras un poco de su ego, pero tu satisfacción sexual depende de ello.

¿ESTÁS FINGIENDO TUS ORGASMOS? CÓMO DECÍRSELO A TU PAREJA

Como muchas sabrán, la falta de orgasmo es real y frustrante. ¿Peor por qué existe? Las mujeres no están generalmente cómodas discutiendo su placer y sus deseos. ¡Nadie nos enseña a hacerlo! Fingimos orgasmos por múltiples razones, principalmente por no saber cómo decirlo.

Es así de simple: no nos enseñan que nuestro placer sexual es igual de importante que el del hombre, así que , a la mayoría, nos incomoda alzar la voz cuando no recibimos lo que queremos en cama. ¿El resultado? orgasmos falsos.

¿QUÉ TAN DAÑINO ES?

Será tentador quitarle importancia a tu placer y fingir tus orgasmos simplemente para dar la impresión de satisfacción sexual. Pero si no eres honesta sobre lo que está pasando en la cama, te será cada vez más difícil disfrutar del sexo. De esta forma no le estás enseñando a tu pareja lo que te gusta y se crea una falla entre ambos. Sólo construyes resentimiento al negarte la oportunidad de experimentar placer.

Puede ser dañino porque estás fingiendo una de las cosas más íntimas que podemos experimentar como seres humanos. Por otra parte, fortaleces la idea de que no eres lo suficientemente importante como para experimentar placer.

ENFÓCATE EN EL PLACER, NO EN LOS ORGASMOS FALSOS

Una vez que hayas identificado la raíz del problema, busca la forma de expresarselo a tu pareja de tal forma que no sea acusatoria ni problemática. En lugar de echar culpa, habla sobre el problema en un contexto de placer sexual.

Crea un buen espacio para la conversación y comparte lo que sientes. Sé abierta y honesta, no sólo sobre los orgasmos, sino sobre tu placer en general.

El sexo es un tema sensible, y tu pareja posiblemente se enoje un poco cuando se entere. No por ti… sino por su ego. Pero si eres capaz de explicarle porqué lo has hecho y porqué te has tardado tanto, la conversación terminará pronto.

BUSCA UNA SOLUCIÓN

La única forma de mejorar tu vida sexual para ti y para tu pareja es buscando una solución al problema ¡juntos! El sexo trata de la satisfacción mutua, y ambos deben estar dispuestos a satisfacer al otro sin prejuicios.

Al final del día ambos deben aprender que el placer de uno no es más importante que el del otro.

Fuente: Eme de Mujer

Sé el primero en comentar

Deja un comentario