Martrín Gutiérrez: Solo en revolución el Sumacumlaude trabaja en la construcción y el mediocre es Ministro

Mientras Martrín Gutiérrez martilla un listón de madera y trabaja la mezcla de cemento para la construcción, recuerda sus días de gloria deportiva con el tiro olímpico, cuando fue parte de esa “Generación de oro” que ganó medallas para Venezuela. Pero esos pensamientos se desinflan a medida que recuerda los motivos que lo hicieron emigrar para trabajar de obrero en Miami, Florida.

Esa indignación subió los límites días atrás, cuando su ex compañero de clases, el actual ministro de Deportes, Pedro Infante, se atrevió a segura que los últimos 20 años han sido los mejores para la juventud venezolana, cuando cada día en los aeropuertos y fronteras se fugan talentos por la falta de oportunidades en el país.

Esas infames declaraciones políticas encontraron los sentimientos de Martrin, uno de los venezolanos graduados con el mejor promedio de la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte, al recordar que una vez salió a relucir su nombre, e Infante le negó el apoyo al alegar que “él es genial, pero es un ‘escuálido’ y ustedes saben que no se debe dar ese espacio”.

Esa exclusión se dio a pesar que en 2001 fue el mejor de su disciplina en Suramérica, se coronó triple campeón y ganó medalla de oro en los Suramericanos, y fue el primer venezolano en lograr su pase directo a los Panamericanos “Toronto 2015”, además de haber logrado preseas en varios juegos Bolivarianos y Centroamericanos.

“No logro entender cómo se hace política usando el sarcasmo, el cinismo y el sadismo. Decir que son los mejores 20 años para la juventud, cuando en la actualidad el 90% de la emigración venezolana son jóvenes, cuando el 80% de las fatalidades a manos de la inseguridad es nuestra gente joven, cuando más del 70% de la población privada de libertad en Venezuela es menor de 35 años, y que en las recientes manifestaciones en Venezuela casi la totalidad de los muertos los puso nuestra juventud”, dijo Gutiérrez en una carta abierta a su ex compañero de universidad y de equipo de fútbol, Infante.

Una muestra de la fuga de talento la tiene muy cerca Martrín, pues en su trabajo de “foreman en la construcción”, 31 de los 36 obreros a su cargo son de Venezuela. “Tengo bajo mi cargo un grupo de 36 personas, de las cuales 31 son venezolanos, y de ellos, 29 son menores de 35 años, y de éstos 15 son ex atletas venezolanos extraordinarios, la mayoría profesionales con tremendas capacidades. Estamos todos juntos, pasando trabajo pero trabajando, agotados, pero un poco más tranquilos, y con mucha tristeza en los corazones, pero tratando de salir adelante”, agregó.

Martrín quiso dirigirse directamente al ministro Infante, y lo invitó a estudiar cuántos de los que se graduaron en aquella promoción se han ido del país por falta de oportunidades.

“Asumo que estas posturas son las que te han permitido avanzar políticamente porque en este sistema de gobierno de eso se trata, sólo perjudicar al que no piensa como tú, no importa si incluso es una persona valiosa y talentosa, sólo importa si es ‘foca del Gobierno’ o no. Te recuerdo que estudiamos juntos, sé qué tipo de profesional eres, te recuerdo que hicimos trabajos juntos, sé qué tipo de amigo eres, te recuerdo que hablamos muchas veces del futuro deportivo del país, sé qué tipo de político eres”.

Se las terminó de cantar al ministro Infante recordándole que jamás que partió la espalda para competir por su país y nunca tuvo el honor de estar en un podio para escuchar el Himno Nacional de Venezuela y recibir una medalla. “Solo en Revolución el Sumacumlaude se va a trabajar construcción y el estudiante mediocre es ministro. Solo en Revolución el atleta medallista internacional se va a trabajar construcción, y el que nunca compitió en nada y nunca ganó nada es Ministro de deporte”.

Comentó además que, tal vez “con maquillaje estadístico”, se pueda ocultar que Venezuela es el único país que justifica el presupuesto deportivo con cantidad de participantes en juegos olímpicos, no con medallas.

“Diriges la política deportiva de un país que todavía se luce con la medalla de oro de un súper atleta que fabricó su medalla (Rubén Limardo) absolutamente sólo con su familia, no producto del sistema deportivo del que tú hablas; tienes medallistas panamericanos y mundiales haciendo de taxistas en otro país, tienes profesionales y científicos en el área deportiva dando sus talentos y conocimientos en otros países, tienes atletas de alta competencia venezolanos trabajando de cualquier cosa menos en lo que deberían estar trabajando”, dijo el atleta radicado en Miami.

También criticó la política del gobierno nacional de los ejercicios de producción “endógena”, así como la guerra contra las federaciones deportivas de Venezuela.

“Juegas una guerra estúpida contra las federaciones que nunca llegará a ninguna parte, ningún ejercicio de producción ‘endógena’ del que hablas cumple con las expectativas y demandas de ninguna de las áreas que el deporte requiere. Recuerda: La falta de Sistema hace que existan vacíos, y, si existen vacíos el Sistema es ineficiente y vulnerable para buscar cumplir los objetivos, pero, en fin todo, esto lo debiste haber aprendido en la universidad, tal vez no fue así”, culmina la carta de Martrín a Pedro Infante.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario