Maduro busca bloquear sanciones europeas con ayuda de la oposición

Acosado por la creciente presión internacional, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro estaría utilizando su oferta de diálogo para “lavarse la cara” y tratar de evitar que la Unión Europea también le aplique sanciones, en una hábil maniobra en la que sorprendentemente están participando los principales partidos de la oposición.

Las conversaciones, que se realizan actualmente en República Dominicana, están reanudando las críticas contra los máximos líderes de los sectores que adversan al oficialismo, quienes anteriormente fueron acusados de abandonar la causa por la libertad al emprender previamente un infructuoso proceso de diálogo que solo terminó suspendiendo las protestas y oxigenando con ello al “régimen”, reseñó el Nuevo Herald.

“Este es el tercer salvavidas que los cogollos de algunos de los partidos lanzan para mantener al régimen flotando”, comentó desde Nueva York el exembajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria.

“En el momento de mayor apoyo internacional que ha tenido la causa de la libertad en Venezuela, ésta gente ha salido corriendo a negociar”, comentó.

Representantes del Gobierno de Maduro se encontraban el jueves en Santo Domingo para explorar con la oposición la posibilidad de emprender un proceso de diálogo “que ayude a superar la crisis” de Venezuela.

El encuentro, que se realiza a puertas cerradas, comenzó el miércoles bajo el auspicio del presidente dominicano, Danilo Medina, y del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero el jefe de Estado está menos interesado en llegar a un acuerdo que en conseguir que la oposición se siente en la mesa, comentó desde Washington Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma Inter American Trends.

“La intención de la jugada es parar las sanciones europeas, buscan bajarle fuerza a la presión que se está generando ahora desde Europa”, manifestó De La Cruz.

Europa comenzó a aproximarse en los últimos días a la posibilidad de imitar a Estados Unidos y adoptar sus propias sanciones contra Maduro. La voz más fuerte en ese proceso vino del director de los Derechos Humanos de la ONU, que denunció la existencia de casos de lesa humanidad, dijo De La Cruz.

“En Europa, eso tiene resonancia y los gobiernos se están acercando a la imposición de sanciones”, agregó.

Es una situación que está tratando de evitar a toda costa porque el que Europa ponga sanciones termina de enfrascar el concepto de que Venezuela se ha convertido en un estado forajido bajo Maduro.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario