“Inundación del Guri se pudo evitar”

Desde el sábado 4 de agosto se han registrado inundaciones en Bolívar y Amazonas a causa de las lluvias y el aumento de los niveles del Guri, represa que desemboca en el río Orinoco y posteriormente en el Caroní, los cuales traían altos niveles en el agua.

Desde hace unos meses, los niveles del Guri se han incrementado, pero, según los expertos, no se tomó en cuenta que se aproximaban las precipitaciones y aumentaría la cantidad de agua. Eso fue lo que sucedió.

Todo esto provocó que zonas de Bolívar y Amazonas se inundaran. Resultaron afectadas 2.107 familias, en tres municipios, las cuales están pidiendo ayuda a las autoridades para ser desocupadas y reubicadas en la Misión Vivienda o refugios. En algunos lugares el agua superó el metro de alto.

Los expertos afirman que las compuertas del embalse se debieron abrir antes para poder evitar las inundaciones. Los aliviaderos se abrieron el sábado pasado, pero Jesús Gómez, ingeniero hidráulico, consideró que la medida fue tomada muy tarde.

“Las autoridades y trabajadores debieron tomar las previsiones con anterioridad”. Gómez calcula que los niveles del agua se pueden disipar de 30 a 45 días aproximadamente, porque primero debe descender el río y posterior- mente el embalse.

Alerta en Amazonas. Las autoridades confirmaron un total de 1.278 personas afectadas por la inundación y 200 viviendas anegadas en Tineo, Boca de La Peña, Tamarindo, Juan Pedro, El Cerro, El Muerto, El Conejo y Las Minas.

Según Gómez, los sectores aledaños a la represa no deben ser habitados porque es son zonas cíclicas en la que el agua vuelve a tomar su cauce. “Cada 50 años la naturaleza vuelve a ocupar espacios perdidos por la civilización”, detalló.

Los habitantes se confían y luego de un tiempo creen que es un espacio seguro para vivir, pero no es así, afirmó el ingeniero. La inundación se ha producido de manera paulatina por lo que no se han registrado pérdidas humanas, pero hay muchas viviendas y enseres que se han deteriorado.

Gómez dijo que ahora es un buen momento para reubicar a las familias, para que vivan en otro lugar porque esta es una situación que se estará repitiendo con el tiempo.

En riesgo la electricidad. La Central Hidroeléctrica Simón Bolívar provee 70% de la electricidad en el país, por lo que el ingeniero adviertió que lo que hagan en esa zona del país “es una decisión de alto riesgo para todos”. Cree que las lluvias persistan hasta el último trimestre del año y solo queda un metro de embalse para que rebase los límites. Es importante que se siga drenando el agua del Guri, señaló el ingeniero.

En cada agosto se presenta el pico de la creciente del río y del embalse. En las faldas de la represa, hay pequeños diques que están construidos de piedra y tierra, si estos se inundaran, provocaría erosión en ellos y sería más difícil controlar el caudal del agua.

La central cuenta con aliviaderos y tres compuertas, de las cuales se abrieron solo dos. Gómez comenta que no es suficiente para bajar la cantidad de agua en el tiempo necesario.

Ayer, la viceministra para la Gestión de Riesgo y Protección Civil, Rosaura Navas, y el director de Protección Civil de Amazonas, Marcos Flores visitaron las zonas de riesgo y se mantienen alertas para brindar ayuda a las familias afectadas.

Daños en todo el país. Debido a las precipitaciones, se han contabilizado más de 16 mil personas afectadas, las cuales están distribuidas en cinco estados del país.

En Miranda, 120 viviendas resultaron dañadas por las lluvias, en su mayoría, ubicadas en Valles del Tuy. Autoridades contabilizaron 103 casas en esa zona.

Se desbordaron los ríos Tuy, Ocumarito y Cúpira, los cuales provocaron el bloqueo de seis vías en la zona. En el municipio Guiaicaipuro resultaron 17 viviendas dañadas.

En Monagas las precipitaciones dejaron 383 familias damnificadas en Sotillo, uno de los 14 municipios afectados del estado.

En Mérida, en el municipio Arzobispo Chacón, hay 185 personas sin hogar repartidas en 48 familias que fueron llevadas a refugios.

El número de víctimas por las lluvias en Delta Amacuro es de casi 9 mil, distribuidas en 2.107 familias, de las cuales, solo 280 fueron ubicadas en refugios.

En Aragua hay 4.498 vecinos perjudicados por las precipitaciones, en los municipios Linares Alcántara, Sucre, Lamas, Bolívar, Revenga, Rivas y Mariño.

Ayuda. Diferentes entidades se han interesado por la situación en el país y recolectan insumos para ayudar a los damnificados, tal es el caso de Larissa González, diputada de la Mesa de la Unidad, entre otras personas que se proponen colaborar en los próximos días.

Los cuerpos de bomberos han acudido a las zonas más deterioradas para tratar de desalojar a la mayor cantidad de familias, aunque hay lugares en los que no se ha reubicado a la totalidad de los damnificados.

Se espera que para los próximos días sigan las precipitaciones en todo el país, por lo que por medidas de seguridad puede incrementar el número de personas desalojadas de sus viviendas.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario