Terapias alternativas: Salud más natural

Especial Gente de Hoy (Guillermo Tovar).- Las llamadas terapias alternativas, por lo general, aun cuando no se lo diga directamente, se ocupan de tratamientos integrales con base en la Medicina Tradicional China (MTCh), la cual proviene de una sabiduría antigua que se fundamenta en los cinco elementos o movimientos: agua, madera, fuego, tierra y metal. Cada uno con una bioenergía diferente que afecta al ser humano, y que por lo consiguiente debe ser constantemente regulada y equilibrada a fin de mantener las mejores condiciones para un estado físico, verdadera y plenamente saludable.

Las enfermedades en realidad, si no son por causa de hechos accidentales, generalmente surgen a consecuencia de una desarmonía en la bioenergética del organismo. Esta desarmonía puede aparecer en cualquier momento, sea por razones emocionales como el miedo, el estrés, la ira, la frustración, la ansiedad o la depresión; por razones ambientales o climatológicas; por razones nutricionales por una inapropiada ingesta de alimentos, bebidas, medicamentos u otros; por razones hereditarias o, por la concurrencia temporal de varios de éstos factores. De esta forma, la desarmonía puede también ser repentina y aguda o, prolongarse por un largo período, llegando finalmente a manifestarse como algún tipo de enfermedad o padecimiento en el organismo.

Los tratamientos integrales con terapias alternativas, consisten en la aplicación de diversos conocimientos y técnicas consideradas en la medicina tradicional oriental, como la Aryuveda de la India, la MTCh y la japonesa entre otras. Son ejemplos de estas técnicas y conocimientos: la acupuntura y digitopuntura, la reflexología podal y Dien Chan, la auriculoterapia, los masajes terapéuticos, el reiki, la herbolaria y la dietoterapia o terapia de nutrición, entre otros; integrados o complementándose junto con otros tratamientos de origen no tan antiguos como aquellos pero ya de larga data como la homeopatía y las Flores de Bach, la kinesiología, la terapia neural, etc. Terapias y técnicas que fueron originadas dentro de la medicina clásica occidental.

Acupuntura y bioenergética

La bioenergética viene a ser el elemento unificador que va permitir asociar la filosofía oriental y su empirismo, a la biología y la medicina occidental y su ortodoxia científica. Se trata de la energía propia y subyacente del cuerpo humano o animal. La acupuntura para el conocimiento occidental significa sólo acus -aguja- y puntura -punción- siendo un término vacío exento de fundamento científico. Para el oriental en cambio, la acupuntura engloba una serie de leyes y principios reguladores que permiten entender al hombre como un ente energético sometido al influjo de energías que provienen de su medio geocósmico, y por tanto, susceptible a las variaciones del mismo. Es una concepción holística de la relación cielo-hombre-tierra, posible sólo a través de la bioenergética: ciencia que estudia las interacciones de la energía sobre la estructura viva haciendo conexión con la biología. Considerando esa energía -Qi- como principio integrador y regulador de toda estructura físico-química para curar y mantener la salud del hombre.

Reiki

Reiki es un sistema natural de curación de la energía QI del cuerpo. Se realiza manipulando la energía curativa colocando las manos en o cerca del paciente, donde el terapeuta hace correr la energía reiki sobre una serie de ubicaciones de su cuerpo. Esta energía es la fuerza de la vida que penetra del universo. Se piensa que en el proceso de Reiki al “colocar las manos” y mover la energía, también ocurre la curación espiritual y es a menudo considerado un fenómeno metafísico.

Homeopatía

La homeopatía es un sistema terapéutico que alivia el sufrimiento humano, remedia y cura las enfermedades, siendo seguro, suave, práctico y fácil de administrar. Actúa profundamente en el cuerpo, en patologías agudas o crónicas. Se basa en un principio muy sencillo: Lo similar cura lo similar. Esto significa que cualquier sustancia que posea la capacidad de generar una enfermedad también tiene la capacidad de curarla, siempre y cuando se administre al paciente en dosis infinitesimales y por tanto seguras. Esta terapia funciona como las vacunas, busca curar las enfermedades con algo semejante a ellas mismas, a diferencia de la práctica médica convencional, llamada alopatía que procura curar con algo contrario, tal como los anti-bióticos y anti-piréticos. El tratamiento de las enfermedades por remedios que producen reacciones similares a sus síntomas se conoció y fue usado por los hindúes y chinos hace más de mil años antes de nuestra era.

Flores de Bach

Estas flores homeopáticas fueron creadas por el Dr. Edward Bach desde el año 1928 hasta el año 1932. Cuando él estudió medicina, cursando luego bacteriología e inmunología bacteriológica, todavía no veía la relación de estas ciencias con el sufrimiento de los enfermos. Luego, un golpe del destino lo llevó a descubrir el principio curativo de las flores cuando enferma gravemente y se le diagnostica un cáncer con pronóstico de tres meses de vida. En ese momento crucial, se dedica afanadamente a conseguir los remedios naturales necesarios para ayudar a los enfermos, descubriendo finalmente en las flores, el poder curativo capaz de ayudar a cumplir con el objetivo de sanar el peor mal, el origen de las enfermedades: el desequilibrio anímico y emocional. Este tipo de terapia floral, principalmente se propone para la regulación de estados emocionales y psicológicos por lo que es ampliamente usada incluso por psicólogos, terapeutas y orientadores.

Terapia Neural

La terapia neural es un método de tratamiento para múltiples enfermedades causadas por trastornos en el sistema eléctrico del cuerpo. Estos trastornos llamados campos de interferencia pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo desde órganos, ganglios y dientes hasta en cicatrices de la piel; Al eliminar estos campos de interferencia que interrumpen el flujo normal de la corriente nerviosa, la terapia neural ofrece muy buenos resultados ante dolores o alteraciones funcionales orgánicas agudas, o de poco tiempo de evolución; pero, donde la TN hace notar más su diferencia y alta eficacia terapéutica, es en aquellos pacientes crónicos que no obtuvieron respuestas satisfactorias, luego de haber transitado por una gran diversidad de especialidades y especialistas que no consiguieron por ninguna parte su “misteriosa” afección.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario