Subir al Ávila se volvió cuesta arriba

Pasear en Ávila Mágica es uno de los recuerdos más atesorados por los caraqueños. La experiencia de subir en teleférico a la cumbre del Waraira Repano para estar rodeado de neblina y quioscos de golosinas es emocionantes para muchos. Pero, el encanto se acaba cuando se pregunta por los precios.

Una familia de cuatro integrantes gasta entre 9 mil y 12 mil bolívares en el boleto de ida y vuelta del teleférico, cuya entrada general está en Bs 3 mil por persona ( el billete para niños, adultos mayores y estudiantes tienen un descuento de 50%).

Al llegar hasta el punto más alto del Ávila, se es recibido- según el clima de ese día- con una espectacular neblina, que no solo oculta parte del camino, sino también los costos de los servicios. En promedio, una familia puede gastar entre 65 mil y 120 mil bolívares.

Dulces. Fresas con cremas, galletas de mantequilla o chocolate, tortas, ponqués, cup cakes, churros rellenos de aderezos de manzana, chocolate o caramelo; manzanas acarameladas, chupetas y chocolate caliente, son parte de las delicias gastronómicas que se pueden comprar en el cerro, cuyos precios no bajan de 4.500 bolívares. Y otros, sobrepasan los Bs 20 mil.

Los distintos tamaños de las fresas con cremas están entre Bs 4.500 y Bs 20 mil. Comer el dulce alemán en la presentación de una barquilla tiene un costo de Bs 9 mil. Las galletas de mantequilla pueden ser compradas a partir de Bs 7 mil.

“Es un lugar muy bonito para visitar y compartir. Claro, los precios están por las nubes, pero aun así vale la pena subir”, sostuvo Sirmari Caldea, madre de dos hijos, quien subió junto a sus familiares que la visitaron desde la ciudad de Puerto Ordaz, estado Bolívar. Enfatizó que el gasto en subir no fue tan impactante como el de los dulces y recuerditos.

Carito vale. El precio de los productos favoritos de todos, que son los pasteles y golosinas, no se compara a las comidas que se venden en el lugar.

El costo de las hamburguesas en Ávila Mágica no baja de 17 mil bolívares. Mientras que una parrilla familiar cuesta entre 90 y 109 mil bolívares.

“No todos tenemos para pagar una comida así de cara”, señaló Ana Chirinos, usuaria, quien subió con sus dos sobrinos al Waraira Repano para pasear un rato. Destacó que solo pudo comprarles unas fresas con crema de 7 mil bolívares a cada uno, y tres chocolates calientes de Bs 3.500.

El costos de “los choripanes” esta entre 20 mil y 30 mil bolívares, en algunos establecimientos incluye la bebida y un acompañante (papitas fritas).

Muchas familias destacaron que los precios en el Parque Nacional están sobre las nubes -literalmente-. Señalaron que entienden que la situación económica les afecta a todos, pero lamentaron que las tarde agradables se conviertan en “noches de terror”.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario