Oposición pone sus “esperanzas” en las regionales tras “atenuarse” las protestas

La oposición está poniendo su foco en las próximas elecciones de gobernadores que se llevará a cabo en el mes de octubre a petición de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de adelantar la contienda que estaba planificada para diciembre, luego que las protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro se atenuaran tras la instalación de la ANC.

Muchos líderes de la oposición aseguran que la elección de gobernadores en los 23 estados del país puede ser una oportunidad para ganar algunas entidades y demostrar con el voto la “impopularidad” de Maduro.

La oposición, que no participó en las últimas elecciones de la ANC, acusó a las autoridades electorales de “inflar” la cifra de participación de ese comicio del 30 de julio.

“Los venezolanos estamos luchando contra un auto golpe continuado, hay una ruptura del orden constitucional”, dijo el líder opositor Henrique Capriles, actual gobernador del central estado Miranda, que esta vez no participará en los comicios.

Sin embargo, llamó a los venezolanos a votar en el próximo proceso electoral en su recorrido por estado Zulia, acompañando la candidatura de Juan Pablo Guanipa.

“Si usted se abstiene, es más difícil que usted pueda lograr el cambio político que queremos todos los venezolanos”, dijo Capriles a periodistas.

Capriles, dos veces candidato presidencial, está inhabilitado para competir en elecciones debido a una investigación por el manejo de fondos públicos, lo que él calificó como una “estrategia usada por el partido socialista de Maduro” para apartarlo de los comicios.

Las gobernaciones aportan poco como plataformas para desafiar directamente a Maduro. Pero los puestos son codiciados por los políticos porque pueden ser un comodín para continuar una carrera política y canalizar recursos para los partidos que los respaldan.

La participación de la oposición en las elecciones del próximo mes asegura que podrá contar con testigos en las mesas de votación y en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Los líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) creen que al participar en el proceso, podrán identificar rápidamente cualquier intento de “alterar” los resultados.

Sin embargo, muchos manifestantes que permanecieron durante meses en las calles, especialmente jóvenes miembros del denominado movimiento de la “Resistencia”, se sienten traicionados por la coalición de partidos opositores.

El movimiento dice que atender tan rápidamente un llamado a elecciones, que deberían haberse celebrado en 2016, es una forma de “complacer al autoritarismo” de Maduro, y que también es un “insulto” a la memoria de los manifestantes asesinados.

Los opositores más radicales ven como “contradictorio” participar en estas elecciones, una vez que la misma oposición se abstuvo de medirse en la votación de julio.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario