Racionamiento actual no es por falta de agua

Los embalses que suministran agua a las distintas regiones del país están cercanos a rebosarse y a pesar de esto hay racionamientos en el servicio, los expertos aseguran que se debe a la falta de mantenimiento en los equipos y sobre cargo en el sistema, el cual no se actualiza desde la década de los ‘90.

José María De Viana, expresidente de Hidrocapital, afirma que el problema no es por falta de agua, sino que se necesitan muchos procesos para poder llevar el servicio a los hogares venezolanos y allí está la falla.

Es necesario tratar el líquido para poder hacerla de consumo humano, eliminando los elementos químicos y físicos que podrían afectar a las personas. Este proceso necesita grandes maquinas que no se mantienen como deberían y necesitan repuestos que solo se encuentran en el exterior.

Sin contra el trasladado del agua hacia cada una de las ciudades, el cual no es suficiente porque la población ha crecido y el sistema de tuberías está capacitado para suministrar cierta cantidad de líquido por minuto, adaptado a la población que tenía el país hace más de 20 años.

Para poder abastecer toda la población es necesario ir incrementando el sistema de tuberías, a medida que aumentan las edificaciones.

De Viana afirma que el Gobierno no ha construido ninguna obra nueva desde octubre de 1998, que se realizó el embalse de Taguaza, ubicado en el estado Miranda. Se prometió la represa de Cuira pero es un proyecto sin terminar.

De Viana asegura que “el Gobierno nos ha dicho cosas que no son verdad”, porque el argumento para racionar el agua era la falta de niveles en los embalses y ahora que hay una crisis por la crecida, no se explica cómo es que persiste el problema.

Tatiana Noguera, presidenta del Instituto Municipal Autónomo de Aguas y Acueductos de Sucre (Imas), afirma que en distintas oportunidades se han tratado de comunicar con Hidrocapital para que les explique sobre la falla en el suministro del agua, pero no obtienen respuesta.

Noguera presume que debe ser por falta de mantenimiento en las máquinas y deficiencia en el manejo de las mismas. Hidrocapital no aporta información sobre los niveles de las represas y su argumento es que no ha llenado la cuota mínima para el buen funcionamiento del sistema.

Los niveles de una de la represa más importante del país, como lo es el Gurí, se puede evidenciar que son altos en los últimos días, causado por las persistentes lluvias y la apertura tardía de las compuertas, asegura Jesús Gómez, ingeniero hidráulico.

Tatiana Noguera comenta que el municipio Sucre trabaja con tres tuberías principales que antes trabajaban de cinco a siete días a la semana, luego de la regulación en el servicio solo funcionan tres veces a su máxima capacidad. Esto ocasiona que en algunos lugares tengas hasta 21 días sin agua.

Una de las soluciones para auxiliar a los vecinos de la zona es trabajar con camiones cisternas, los cuales no son suficientes.

Noguera confirma que las tuberías principales del municipio se instalaron hace 60 años y no han sido renovadas desde entonces, por lo que se daña con frecuencia. Asegura que realizan de cuatro a cinco reparaciones diarias.

Para poder mantener el buen funcionamiento de la entidad se necesitan 1.000 millones de bolívares.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario