La rosácea es una enfermedad cutánea que afecta al 10% de la población

Su padecimiento puede ocasionar episodios de depresión

La rosácea es una afección crónica de la piel que puede manifestarse como enrojecimiento facial, bultos rojos, pústulas o vasos sanguíneos dilatados que aparecen en la nariz, mejillas, barbilla, frente o parpados. Sin embargo, si la condición se vuelve semi-permanente, pueden aparecer telangiectasia, quemazón, picazón y ardor.

“Esta enfermedad afecta a más de 45 millones de personas, en especial a aquellas de piel blanca. Aunque esta dolencia afecta a ambos sexos entre los 30 y 60 años, tiende a ser más común en las mujeres – en una proporción de tres por cada varón afectado- y en especial durante la menopausia”, explica el Dr. Edwin Gonzalez, médico cirujano especialista en medicina fotónica.

Entre los principales síntomas de la rosácea se pueden encontrar los siguientes:

• Enrojecimiento de la cara
• Tendencia a sonrojarse o ruborizarse con facilidad
• Incremento del número de vasos sanguíneos aracniformes de la cara
• Nariz bulbosa y enrojecida
• Erupciones cutáneas similares al acné
• Sensación de ardor de picazón en la cara
• Ojos irritados, lloros o inyectado de sangre

Si bien no se conoce las causas que originan esta enfermedad, los investigadores opinan que ocurre cuando los vasos sanguíneos se expanden con facilidad y que también es una condición hereditaria. “Los desencadenantes varían de persona a persona, pero entre los factores de riesgo se pueden incluir: el viento, los baños calientes, el clima frío, productos específicos para la piel, ejercicios que produzcan sudoración abundante u otros factores. Esta enfermedad puede estar asociada con otros trastornos cutáneos (acné y seborrea), o con trastornos oculares (blefaritis y queratitis)”, afirma el Dr. González.

En caso de que se presente rosácea es recomendable:

• Evitar la exposición solar, las camas bronceadoras y los productos bronceadores
• Utilizar protector solar
• Evadir calor o ambientes con temperaturas extremas
• Evitar agua y alimentos calientes
• Mantener una dieta libre de aliños, alcohol y cafeína
• Consumir de manera moderada chocolates, nueces, almendras y quesos maduros.
• Evadir masajes y frotes de la piel

La rosacea rara vez desaparece sola, es por ello que existen tratamientos que ayudan a controlar y disminuir la apariencia de esta enfermedad. Los más eficaces son:

• Láser Neodimio- YAG: Funciona enviando un haz de láser directamente sobre la hemoglobina, lo cual conduce a la desaparición de los vasos sanguíneos visibles, lesiones vasculares o arañitas.
• IPL (Luz Pulsada Intensa): Es un tratamiento que contribuye a eliminar los vasos sanguíneos más gruesos pero que se encuentran en la parte más superficial de la piel, así como contribuye a disminuir el eritema difuso que se presenta en la mayoría de los casos.

Antes de someterse a cualquier tratamiento, es importante siempre acudir a un especialista en el área.

Dr. Edwin Gonzalez, médico cirujano especialista en medicina fotónica. Telefonos: 0295-2629844/2673085. Email:doctoredwingonzalez@gmail.com/ Redes Twitter: @doctoredwing e Instagram: @doctoredwing / Facebook: Dr Edwin Gonzalez

Sé el primero en comentar

Deja un comentario