Asdrúbal Oliveros: El dólar paralelo expresa los problemas del país

El economista indicó que esta alza en los precios de la divisa estadounidense está relacionada a la inyección de bolívares que el gobierno realizó para cubrir la campaña de la ANC

El dólar paralelo en Venezuela sigue aumentando su precio con ritmo constante. El país suramericano está atravesando una aguda crisis general en la que el complicado panorama económico sirvió como detonante con una inflación inexistente para el Ejecutivo nacional.

La moneda norteamericana subió su precio desde 12.197,74 hasta llegar a los 18.982,93 bolívares la semana siguiente al fraude constituyente del 30 de julio. Esto significa que un venezolano que gana sueldo mínimo, establecido en 250.531 bolívares, detenta solo 13,19 dólares mensuales y 0,4 diarios (calculado con la tasa del viernes 4 de agosto).

El dólar paralelo se sitúa cerca de los 16.500 bolívares la mañana de este lunes.

Asdrúbal Oliveros, economista y director de Ecoanalítica, explicó que este tipo de cambio paralelo “es una expresión de los desequilibrios causados por los problemas monetarios, fiscales y cambiarios” que viene arrastrando el país.

El economista señaló que esta alza en el dólar negro está directamente relacionada con la inyección de bolívares que el gobierno realizó para cubrir la campaña de la asamblea nacional constituyente (ANC), y los grandes pagos en bolívares a contratistas que buscan cambiarlos a dólares.

Agregó que a estos dos factores deben sumarse los ciudadanos que, viendo el incierto panorama político del país, desean cambiar su patrimonio a moneda dura. “Al final es la confluencia de todos esos factores lo que impacta directamente en la cotización del tipo de cambio”, dijo Oliveros.

La disparada en los precios del dólar paralelo genera presión en términos de precios de las cosas, empobrece más a la gente, genera más descontento y alimenta la situación de conflictividad y crisis socio-política que atraviesa Venezuela.

Oliveros no cree que el Ejecutivo nacional esté en capacidad de revertir esta situación, más bien consideró que, tras la constituyente, se radicalizará e “intentará aplicar medidas punitivas a los comerciantes”. Advirtió que volverán a perseguir a los negociantes que recurran al mercado negro y no resolverán la situación.

“Si el miedo se instala en las compañías, va a generar una presión muy fuerte de escasez y desabastecimiento, agravando aún más el problema porque va a permitir el desarrollo de mercados negros”, expresó el economista sobre las medidas que podría tomar el Estado.

“Yo creo que aquí tiene que haber un cambio total del modelo económico”, opinó el director de Ecoanalítica, quien también dijo que no ve posible que se dé dicha transición en las finanzas venezolanas mientras siga el gobierno de Maduro.

El economista explicó que el actual sistema de control de cambio funciona bajo una lógica política en la que se ven beneficiados el Estado, sus funcionarios y algunos pocos privilegiados. “En la medida que esté este gobierno, y con estas premisas, esto se va a mantener”, aseguró.

Opinó que la depreciación en el Dicom, nombre que recibe el sistema de adquisición de divisas por subasta, podría acelerarse un poco en las próximas semanas, pero igual no se harán los correctivos necesarios para resolver los desequilibrios de la economía venezolana.

Oliveros ratificó que la responsabilidad del Ejecutivo es transformar las políticas públicas en unas que protejan y satisfagan las exigencias de la ciudadanía, pero denunció que el gobierno no hace los cambios para resolver los problemas porque “no están dentro del guión de la ideología o modelo político del chavismo”.

“Este modelo ha demostrado que es un fracaso y está destruyendo la economía venezolana”, criticó Oliveros. Recordó que hasta que no se dé un cambio político en Venezuela, no ve posible una “normalización y una resolución a los graves problemas económicos del país”.

Fuente: El Nacional

Sé el primero en comentar

Deja un comentario