Falta de auditorías y ausencia de controles son señales de “fraude”

Después de que la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunciara al país que 8 millones de venezolanos habían participado en la las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la opinión pública comenzó a girar en torno a una hipótesis del fraude electoral.

El representante electoral de la MUD, Vicente Bello, asegura que este evento carece de transparencia debido a que el CNE se saltó normas y controles importantes establecidos en la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

En primer lugar, menciona que todos los electores estaban autorizados para votar en tres lugares distintos; mientras que en otros procesos el CNE habilitaba el permiso para votar en un solo centro. “El hecho de que una persona pueda votar en varios centros, representa un riesgo de que vote varias veces. Antes el CNE promovía la consigna ‘un elector, un voto’, con la Constituyente promovió ‘un elector, tres votos”, dijo Bello.

Otro aspecto que también contribuyó a este escenario fue la instalación de centros de contingencia, en los cuales también podía votar cualquier persona.

La eliminación del uso de tinta indeleble y el control biométrico, según señala Bello, también son indicativos de la ausencia de control sobre el electorado.

Por otra parte, señala que no se permitió la presencia de testigos aliados, externos, internacionales, ni periodistas.

Cifras palo abajo. Añade que el balance de los resultados electorales chavistas van en picada, lo cual pone en tela de juicio que se haya alcanzado la cantidad de votos anunciadas el domingo.

“Chávez en el año 2012 sacó 8 millones 191 mil 132 votos; Maduro en el año 2013 obtuvo 7 millones 505 mil 338 votos; y en el 2015 el Psuv logró 5 millones 622 mil 844 votos. Eso sumado al hecho de que la crisis ha agudizado y el descontento contra Maduro también”, explicó.

También opinó que hubo constancia de que los centros electorales estaban vacíos. “En el Poliedro no caben más de 16 mil personas ¿Cómo van a decir que votaron más de 100 mil?”, cuestionó.

Sin auditorías. Por su parte, el coordinador de investigación de la ONG Súmate, Francisco Castro, comenta que ni antes ni durante el proceso electoral de la Constituyente hubo auditorías para garantizar el funcionamiento técnico de los equipos como ser requiere siempre.

“Se volaron 17 auditorías de la plataforma electoral; no hubo auditorías al software, ni a las captahuellas, no hubo auditorías a la configuración de las máquinas de votación, ni al sistema de información al elector”, dijo.

Explica que se crearon 8 registros subsectoriales que tampoco fueron auditados, se desconoce la forma en la que se constituyeron, ni se abrió el registro de impugnaciones respectivo.

“Nosotros recibimos centenares de denuncias de ciudadanos que salían registrados en sectores sociales a los que ni siquiera pertenecen”, relató.

La fuente menciona que se eliminaron los procesos de formación y notificación de miembros de mesa; al igual que la constitución de las juntas electorales, se hizo con personal del propio CNE o personas del Frente Francisco de Miranda, o con empleados públicos, sin el sorteo previo.

Destacó que a la hora de votar no se utilizaron tarjetones que identificaran la foto del candidato o los nombres, sino que se limitaron a numeraciones.

“Se redujeron las mesas electorales de 40.600 a unas 24 mil mesas; en una clara demostración de que no se necesitaban tantas mesas. Pero aún así hubo 8 millones, lo que equivale a la presentación de unos 400 electores por mesa, cosa absurda que no se vio en la calle”, aseveró.

Resalta que hubo estados donde se eligieron más constituyentistas que en otros donde el número de población era menor. En Falcón, se elegían más contituyentistas que en Zulia, donde hay más cantidad de habitantes”, ejemplificó.

“Cuando la organización técnica de un proceso electoral no es transparente, no hay ninguna garantía de que los resultados divulgados sean ciertos”, concluyó Castro.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario