Vacunar a los chamos resulta una odisea

La crisis del sistema de salud nacional dificulta garantizar la inmunización, sobre todo en los más pequeños de la casa. Pese a que la atención primaria debe encargarse de la promoción de la salud y de la prevención de enfermedades, en Venezuela la cobertura vacunal atraviesa por un difícil momento.

En carne propia. Conseguir aplicar la vacunación de una bebé de cuatro meses se convirtió en todo un martirio para Nacari De Cantone. Después de recorrer el Distrito Sanitario #3 (San Martín), la Maternidad Concepción Palacios, más de 4 módulos de Barrio Adentro, el Hospital Militar, el Hospital Miguel Perez Carreño, y el Algodonal, tuvo que asumir que no había forma de vacunar a su niña por medio del sistema de salud público.

De Cantone buscó opciones en los centros privados, sin embargo, terminó con un presupuesto impagable de Bs 345 mil. Finalmente, logró enterarse de una jornada de vacunación -también privada- en dónde el costo total de las cuatro vacunas era de Bs 234 mil. Debido a la escasez, había tanta demanda que no fue hasta despues de 11 horas que llegó su turno, pero solo quedaban dos de las inmunizaciones: neumococo (Bs 70 mil) y rotavirus (Bs 60 mil).

El panorama. Uneades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, concordó con que hay déficits importantes como el casola vacuna BCG -contra la tuberculosis- y contra la hepatitis B, con las que los bebes -según el esquema nacional de vacunas- deberían salir de las maternidades pero que no se está respetando en muchos centros públicos.

“En la parte privada vacunabamos a 40% de la población pediátrica pero ahora no lo podemos suplir. El estado tiene la opción de adquirirlas económicamente por medio del fondo rotatorio de la OPS pero no lo está haciendo”, lamentó.

Urbina reconoció que aún se puede conseguir aplicarlas en la parte privada pero que éstas o se cobran en dólares o al equivalente al mismo. “Por eso no se están vacunando y es tan obvio que en la frontera, en Cúcuta, están dando 20 cupos diarios gratuitos a los venezolanos en el servicio médico de Colombia”, aseguró.

Relató que los directores de los hospitales están encubriendo la situación y amedrentan a los residentes en formación para que se queden callados.

Desde el consultorio. El pediatra y epidemiólogo Alejandro Risquez indicó que las coberturas vacunales en el país son muy bajas, ya que tienen muchos años sin venir de forma continua.

“Por eso hay epidemias de difteria y problemas severos con diarreas, la neumonía están aumentando y aparecerán más enfermedades que estaban bajo control por falta de vacunas como Parotiditis”, consideró Risquez.

Destacó que a pesar de estar en el Programa Nacional de Vacunación desde hace año y medio que no hay inmunización contra el neumococo. La de la tuberculosis y el rotavirus también tienen meses sin llegar -lo que está causando aumento en diareas severas-, esta situación se repite en el caso de la Polio y la Pentavalente.

“A los privados que las traían no les entregaron más dólares preferenciales, por eso las que se consiguen son importadas”, comentó, y agregó que debido a esto los niños se enferman más e incide directamente en el aumento de la mortalidad infantil.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario