Ajuste salarial lo que genera es pesimismo

La última medida económica decretada por el presidente Nicolás Maduro en la que aumentó el sueldo mínimo le dejó a la gente la certeza de algo: “todo” va a aumentar. Aseguran que la inflación, que no ha sido controlada por el Gobierno y ha crecido a un rápido ritmo, se “comerá” el valor del nuevo monto.

“Esto lo que va a generar es más miseria. Vamos a ser más pobres cada vez, ya de por sí el dinero no alcanza para nada y ahora con este aumento, menos”, señaló María Alejandra Pereira, una consumidora consultada por Diario 2001 a las afueras de un supermercado.

El pasado domingo, cuando Maduro decretó el alza, circuló en las redes sociales la afirmación de que “Venezuela es el único país donde la gente no se alegra cuando aumentan el sueldo”. Esto lo apoyó Lourdes Lárez, otra de las personas consultadas.

“No vale la pena, es más de lo mismo, cuando vayamos a cobrar eso, de igual forma no compraremos nada”, dijo.

Este ha sido el tercer aumento de sueldo en lo que va de año. Anteriormente, la subida más alta hasta ahora fue de 60% y el monto base se ubicaba en Bs 65.021 y el bono de alimentación, en Bs 135.000.

En los supermercados afirman que “por ahora” no han aumentado ningún precio en los rubros, con excepción del café importado, que estaba en Bs 8.100 y subió a 11.300.

“No ha llegado nada, yo creo que para el final de la semana, cuando venga algún producto pueden tener aumento. Eso no se va a ver ahora sino cuando comiencen a cobrar el sueldo”, dijo un trabajadora en de un expendio.

De los comercios en los que se consultó si habían productos aumentados debido al alza del domingo, solo una panadería ubicada en Vista Alegre afirmó que los precios del cachito y pastelito pasaron de 2.900 bolívares a 3.200 y de 3.500 bolívares a 4.000, respectivamente.

“Esto es impredecible, a veces llegan productos con mayor precio y otros bajan, pero hasta ahora todos los precios siguen igual”, afirmó un empleado de un bodegón de la misma zona.

Por su parte, Luis González, comprador, se quejó de el “abrupto” aumento en los precios de la comida. “La semana pasada fui a comprar carne, estaba en 14.000 el kilo, y ahora en algunos sitios ya está a 20.000. Este nuevo sueldo solo nos va a perjudicar”, señaló.

El mismo descontento expresó María Fernanda Gallo. “Yo trabajo en el sector salud y sé que no es solo en la comida que se va a reflejar, es en todo lo demás, porque las consultas van a aumentar, hay que subirle el sueldo a los trabajadores, el alquiler va a estar más caro también. Mientras no controlen la inflación, esto va a seguir igual”, apuntó.

En una consulta de precios en un supermercado de Montalbán, se constató que el cereal grande cuesta Bs 6.370, la pasta importada se ubica en Bs 4.900, y las verduras como la cebolla y tomate están en Bs 4.730 y 3.400.

La charcutería y las proteínas, que suelen ser los primeros alimentos en aumentar, aún se mantienen. Una bandeja de aproximadamente 300 gramos de queso sale en Bs 4.375, de jamón, en Bs 3.800 y dos pechugas de pollo cuestan de 7.000 a 8.000 bolívares.

El dato

195% es la caída del salario de mayo a julio, a pesar del ajuste de 50% si se calcula al dólar oficial Dicom. La tasa que reporta el BCV estaba hace dos meses en Bs 718 y hoy ronda los 2.970 bolívares.

Fuente: 2001

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario