OEA cierra su Asamblea General sin la buscada resolución sobre Venezuela

La Organización de los Estados Americanos (OEA) cerró hoy su 47 Asamblea General, celebrada entre el lunes y hoy en Cancún (México), sin la buscada resolución sobre la crisis de Venezuela.

Un grupo de países liderado por México intentó hasta el último momento aprobar un texto que incluyera la petición de cancelar la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, tras quedarse a tres votos de los 23 necesarios para conseguirlo el lunes en una reunión de cancilleres.

Estas naciones, entre las que están otras grandes potencias del continente como Estados Unidos y Brasil, no lograron incluir una referencia a la crisis de Venezuela en el proyecto de resolución general sobre derechos humanos que se aprobó hoy en la Asamblea.

El grupo de los 14 buscaba incluir en esa resolución una petición para que el Gobierno de Nicolás Maduro reconsidere la Asamblea Constituyente, entre otras demandas.

Para ello, necesitaban 18 votos, según explicaron hoy a Efe varias fuentes de la OEA.

Esta era la fórmula que habían ideado para no irse de la Asamblea de México sin aprobar ningún texto sobre la crisis de Venezuela, el tema llamado a definir el éxito o el fracaso del encuentro.

Esa estrategia era más fácil de llevar a cabo que presentar un proyecto de resolución nuevo en la Asamblea fuera de plazo, lo que requería 24 votos (dos tercios de los 35 Estados miembros), aunque después para ser aprobado solo se necesitaría una mayoría simple de 18.

El Gobierno de Venezuela, que rechaza cualquier mediación de la OEA, ha celebrado durante estos días como una “victoria” diplomática el que no se haya aprobado ningún texto sobre su crisis.

Sin embargo, Venezuela invitó hoy a San Vicente y las Granadinas, El Salvador, República Dominicana, Nicaragua y Uruguay para relanzar el diálogo con la oposición en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Hoy nos reunimos (…) y se les ha invitado para un relanzamiento del diálogo en Venezuela”, anunció la hasta hoy canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, en la Asamblea de la OEA en Cancún, quien deja el cargo para presentarse como candidata a la Asamblea Nacional Constituyente de su país.

Rodríguez rechazó ayer por “innecesario e inútil” el grupo de países que le propuso EE.UU. para acompañar un nuevo esfuerzo de diálogo en el país, porque esta es una idea que se plantea en el marco de la OEA y recogida en las dos propuestas que no prosperaron en la reunión de cancilleres.

Venezuela rechaza cualquier papel de la OEA, que considera al servicio de EE.UU., y prefiere foros impulsados por el fallecido presidente Hugo Chávez, como la Celac y Unasur, donde no están ni EE.UU. ni Canadá.

Estos dos países, junto a México y otras grandes potencias del continente, son los que lideran desde hace meses las iniciativas de la OEA para exigir al presidente Nicolás Maduro que cancele la Asamblea Constituyente, libere a los políticos presos y fije un cronograma electoral, entre otras demandas.

Fuente: 2001

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario