Código Policial | ¿Chamitos utilizados o expuestos adrede?

¿Qué puede aportar un niño de 8 o 10 años en un combate contra la policía?

Me preocupa y me duele profundamente la utilización de niños en manifestaciones de carácter violento, sobre todo en Caracas. ¿Qué puede aportar un niño de 8 o 10 años en un combate contra la policía? ¿O acaso no interesa lo que pueda aportar o no sino más bien se busca de manera deliberada que a ese niño, ni Dios lo quiera, le ocurra algo en esa manifestación?

Si bien los manifestantes opositores tienen gran responsabilidad en el caso de los niños, sería bueno preguntarse: ¿dónde viven estos chiquillos? ¿Dónde están sus padres? ¿Acaso saben que están participando en las guarimbas, donde hay uso de armas de fuegos, morteros, explosivos de alto nivel?

Pero aparte de la responsabilidad que puedan tener los opositores y las que puedan achacarse a sus padres, también sería bueno reconocer que el Estado tiene una gran responsabilidad en el asunto, porque no solo los hemos visto en las guarimbas, sino utilizados por grupos de bachaqueros, o formando bandas delictivas en los bulevares de la ciudad o como pedigüeños a la salida de las panaderías y supermercados. Si fueron captados por los terroristas no es porque los sacaron de sus casas, sino porque se los toparon en las calles. Niños que debieran estar en la escuela, aprendiendo a leer y escribir, a contar, jugar y que deberían irse formando desde ya como el futuro de este país, fueron abandonados por las instituciones del Estado, las cuales, a estas alturas, ni siquiera han averiguado si fue que desertaron de la escuela, si están consumiendo drogas, qué paso con sus familiares. A muchos de ellos los he visto descalzos, en situación de indigencia. ¿Es que viven y duermen en las calles? Eso es profundamente grave. Grave de toda gravedad. Eso hay que atenderlo con absoluta responsabilidad y seriedad.

Los verdes. Los vecinos del conjunto residencial conocido como “Los Verdes”, ubicado en Las Fuentes de El Paraíso, llevaban casi dos meses secuestrados. Los primeros días, la protesta agradaba y era respaldada, pero llegó un momento en que los vecinos comenzaron a restarle apoyo, bien porque se percataron de que había desconocidos que pretendían hacer lo que les diera la gana en el urbanismo o que los manifestantes usaban armas de fuego y explosivos, o porque se cansaron de tener que llegar temprano porque, de lo contrario, no te dejaban entrar a tu propia residencia. En todo ese tiempo hubo violaciones de todo tipo a los derechos de los transeúntes, residentes y comerciantes, hubo disparos y consecuentemente heridos (incluidos policías y guardias) y nunca se escuchó decir a la Fiscalía que abrirían una investigación. Las autoridades allanaron las residencias y presuntamente cometieron varios desmanes en su interior, lo que es condenable y repudiable, pero llama la atención que ahora sí la Fiscalía anunció investigación.

Fuente: Últimas Noticias

Sé el primero en comentar

Deja un comentario