Cero trasplantes en tres hospitales

El hospital Miguel Pérez Carreño, Clínico Universitario y Dr. Carlos Arvelo “mejor conocido como el Militar” son los tres centros de salud de Caracas afectados por la suspensión de diálisis peritoneal y la interrupción de trasplantes.

El doctor Smith Tellez, director de la Unidad de Nefrología del hospital Miguel Pérez Carreño, contó que la decisión del Ministerio de Salud se dio porque “no hay disponibilidad de medicamentos para evitar el rechazo del órgano trasplantado”.

Explicó que en 2016 había fallas intermitentes en la entrega de fármacos necesarios pero en el primer semestre de 2017 empeoró la situación.

Argumentó que los pocos pacientes a quienes se les ha podido realizar un trasplante de riñón en este recinto han pasado por una fase crítica debido a que este tratamiento requiere un ciclo luego de la operación. “Los órganos requieren de una medicación para que asuman el cuerpo nuevo como suyo y en eso es lo que tenemos fallas”.

Nuevos, más afectados. Tellez subrayó que quienes ya no aguantan las diálisis y necesitan un trasplante requieren mayores dosis de insumos como timoglobulina e inmunoglobulina, “y si no hay para quienes ya fueron operados mucho menos para ellos”, dijo.

Afirmó que cuando el Ministerio de Salud solvente el suministro de medicamentos, se reiniciará el proceso de procura y trasplante debido a que por falta de personal médico “no se sufre”.

Universitario. Residentes de la Unidad de Nefrología del Hospital Clínico Universitario informaron que la medida impartida por el jefe de la cartera de Salud, Luis López, no genera impacto en el centro de salud debido a que ellos tienen dos años con el servicio de trasplantes de riñón suspendido por la falta de material e insumos médicos.

Destacaron que esperan que el ministerio se reúna con los residentes de Nefrología para conocer los pasos a seguir en los próximos días.

Parte de federaciones. Ibrahim Velutini, presidente de la Organización Nacional del Trasplante en Venezuela (Ontv), aseguró que la resolución de la Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), adscrita al Ministerio de Salud, “formaliza algo que en la práctica ocurría desde hace meses y es que los centros de trasplantes no están dotados de inmunosupresores”.

Velutini afirmó que “hoy en día en Venezuela es más riesgoso tratar de trasplantar que no hacerlo”, a su parecer es una decisión “responsable” la tomada por parte del Ejecutivo hasta que “el país salga de la crisis hospitalaria en la que se encuentra”.

Agregó que en Venezuela se está en una situación donde puedes conseguir el órgano y los llevas a los centros de salud especializados para cuadrar la compatibilidad, si esto procede se realiza el transplante y luego se finaliza con la inmunosupresión “pero si estos no existen ¿qué sucede? La operación fracasa, así de simple”, interpreta.

Más gastos. La organización del trasplante venezolana señaló que esta decisión trae consigo que en los pocos hospitales donde se estaban realizando las transposiciones de órganos se vayan más recursos.

Indicó que es mucho más económico para el Gobierno realizar un trasplante que darle dos o en muchos casos tres veces por semana diálisis a un paciente.

Por ello, alega que cuando en el país haya una adecuada dotación de insumos se deberá fomentar la donación de órganos para ser trasplantados y no de enviar a todos los pacientes con deficiencia renal a dializarse.

Cifras. En Venezuela unas 15 mil personas son dializadas, de ese número, un 30 ó 40% puede calificar para un transplante.

Fuente: Canal de Noticia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario