Almagro pide a Defensor del Pueblo hablar ante represión con “armas letales”

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, exigió hoy al defensor del pueblo, Tarek William Saab, que alce la voz frente a la represión contra manifestantes opositores con “armas letales” .

“Defensor (de) Venezuela, Tarek William Saab, la represión con armas letales a manifestantes lo obliga a fijar posición en defensa de derechos humanos de la gente”, dijo Almagro en su cuenta de Twitter.

El secretario general de la OEA consideró, además, que el titular de la Defensoría del Pueblo “no puede callar frente al despojo del sufragio universal para la Asamblea Nacional Constituyente” al vulnerarse “el derecho electoral fundamental del pueblo de Venezuela”.

De esa forma, Almagro se hizo eco de las peticiones de la oposición, que hoy marchó en Caracas para pedir a Saab que se pronuncie sobre la situación de los derechos humanos en el país.

https://twitter.com/Almagro_OEA2015/status/869322776804458502/photo/1

La fuerza pública dispersó con gases lacrimógenos y chorros de agua la marcha opositora, convocada por la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y que partió de diferentes puntos de la capital venezolana con el objetivo de llegar hasta la sede de la Defensoría de Pueblo.

Los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, Policía militarizada) y de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) bloquearon con tanquetas y cordones humanos el paso de los opositores, que convocaron para este lunes a una movilización por los “caídos”.

Desde hace casi dos meses, en Venezuela se desarrolla una ola de protestas a favor y en contra del Gobierno, algunas de las cuales han terminado en hechos de violencia.

Las protestas comenzaron después de que el Tribunal Supremo, acusado de servir al oficialismo, se atribuyera las funciones de la Asamblea Nacional, controlada por los opositores, aunque esa decisión fue revocada en medio de la presión internacional.

La tensión escaló aún más cuando Maduro anunció el inicio de un proceso constituyente para redactar una nueva Carta Magna como la “única” manera de conseguir la paz, lo que sus detractores ven como un “golpe de Estado” y una manera de perpetuarse en el poder.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario