Papa se opone al uso de “embriones humanos” para cura del “mal de San Vito”

Pope Francis addresses the congregation from his study overlooking St Peter's square at the Vatican during on March 28, 2016 his Easter Regina Caeli prayer . Pope Francis on March 27, 2016 spoke out against the "rejection" of refugees as the European migrant crisis saw its latest desperate scenes on the Greek border with Macedonia. The pontiff used his Easter address to urge people to offer "welcome and assistance" to those fleeing war and poverty, as Europe struggles with its worst migration crisis since World War II. / AFP / FILIPPO MONTEFORTE

El papa Francisco hizo un llamado a los científicos para que eviten usar embriones humanos en sus investigaciones contra las enfermedades neurodegenerativas, durante una audiencia este jueves en el Vaticano con cientos de afectados por la enfermedad de Huntigton, mejor conocida como el “mal de San Vito”.

“Aquí están presentes genetistas y científicos que sin escatimar energías se dedican desde hace tiempo al estudio y la búsqueda de una terapia para la enfermedad de Huntington. Es obvio que se mira vuestro trabajo con mucha expectativa”, afirmó el papa en la Sala Pablo VI ante unos 500 pacientes, médicos y familiares venidos de todo el mundo y en particular de América Latina, una de las zonas más afectadas.

“Algunas líneas de investigación, de hecho, utilizan embriones humanos provocando inevitablemente su destrucción. Pero sabemos que ningún fin, aunque en sí mismo sea noble ―como la posibilidad de una utilidad para la ciencia, para otros seres humanos o para la sociedad―, puede justificar la destrucción de embriones humanos”, advirtió el papa.

Con ese encuentro, el papa argentino quiso sobre todo llamar la atención y dar visibilidad a una enfermedad grave, hereditaria e incurable que afecta a un promedio de 5 a 10 personas sobre 100 mil y que deja al enfermo gradualmente sin el control del habla y el movimiento.

“Durante mucho tiempo, los temores y las dificultades que han caracterizado la vida de las personas enfermas de Huntington han provocado a su alrededor malentendidos, barreras, verdaderas marginaciones. En muchos casos, los enfermos y sus familias han experimentado el drama de la vergüenza, del aislamiento, del abandono. Pero hoy estamos aquí porque queremos decirnos a nosotros mismos y al mundo: ‘HIDDEN NO MORE!’, ‘NUNCA MÁS OCULTA’, ‘MAI PIÙ NASCOSTA’. No se trata simplemente de un eslogan, sino de un compromiso que todos debemos asumir”, clamó.

La enfermedad produce alteración psiquiátrica y motora, de progresión muy lenta, durante un periodo de 15 a 20 años. El rasgo externo más asociado a la enfermedad es el movimiento exagerado de las extremidades (movimientos coréicos) y la aparición de muecas repentinas.

Fuente: Canal de Noticia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario