Emmanuel Macron: el populista francés (+Perfil)

Era la primera vez que se postulaba para un cargo de elección popular; pero a su corta edad, se lanzó sin pena ni pesar. Con tan sólo 39 años, no pertenece a ningún partido. Y ganó. Emmanuel Macron es un populista europeo que ganó la presidencia de Francia.

Este 14 de mayo, cuando reciba la banda de la presidencia francesa y tome posesión de su nuevo cargo, se convertiría en el líder más joven que Francia haya parido, desde que Napoleón Bonaparte fue coronado emperador, a los 35.

Hizo de su maestra, su primera dama

Desde sus primeros pasos, resaltó como un estudiante brillante y locuaz. Por tal razón, llegó a las manos de su profesora favorita: la rubia Brigitte Trogneux, a quien no sólo hizo su esposa, sino que ahora, la convirtió en su primera dama.

Ella es toda una doña, pero conserva espíritu juvenil; no en vano, le gustan los chamos como Macron y sin verguenza, bromea con la corta edad de su amado: “Sr. Macron, veo que intenta jugar a la maestra y al alumno conmigo”, le dijo con una sonrisa sarcástica en una de sus conversaciones picosas. “Pero no es lo mío”, replicó.

Por su parte, Macron ha dicho que durante su mandato, “ella tendrá una presencia, una voz, una mirada sobre los temas. Estará a mi lado, como siempre lo ha estado, pero también tendrá un rol público”, afirmó.

Le gustan maduritas

No por ser joven, le gustan chamas. A Macron le gustan mayores y bien plantadas. Son 24 años los que ella a él le lleva, pero sin importarles, pasean juntos cual Adán y Eva.

Como “Una pareja no muy común y anormal”, se define Macron “-aunque no me guste mucho ese adjetivo- pero somos una pareja que existe”. Con sus 64 años, Brigitte le lleva a su pareja la misma diferencia de edad que separa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de su esposa Melania.

A menudo, Brigitte ha mostrado que puede reírse a carcajadas de la marcada diferencia de edad que existe entre ellos. “(Macron) tiene que lanzarse a la presidencia en 2017 porque para 2022 su problema va a ser mi cara”, bromeó ella misma.

Seduce con populismo

Luces cenitales sobre él; banderines tricolor por doquier; grandes pantallas y reflectores; decoración minimalista; un discurso enérgico y emocional. Agitaba sus manos y le hablaba a las masas. Así eran los mitin de Macron: populistas.

“Macron es una especie de populista en el centro. El populismo puede ser de derechas, de extrema derecha, de izquierda o de extrema izquierda, pero también puede ser centrista. Él está diciendo a la gente que efectivamente las cosas están mal y que no es de derecha ni de izquierda. Les dice: síganme, soy un líder fuerte”, apunta Marlière.

Usó la “estrategia de Obama”

Dicen que Macron se valió de las técnicas de Obama para llegarle a las masas. “La campaña utilizó algoritmos de una empresa política con la que trabajaba, que por cierto se habían ofrecido a la campaña de Obama en 2008, para identificar los distritos y barrios que eran más representativos de Francia”, dice Schultheis.

“Enviaron a la gente a que tocara las puertas de 300.000 personas”, explicó un experto. Durante su campaña, los voluntarios no sólo repartían volantes, llevaron a cabo 25.000 entrevistas de unos 15 minutos con los votantes en todo el país.

Todo un geniecillo

Según cuentan todos, a los 15 años Emmanuel era un intelectualmente precoz. Estudió en una escuela privada jesuita en Amiens. Según contó Brigitte, “se relacionaba con otros adultos como un par” en vez de comportarse y actuar como un adolescente. “Me abrumó la inteligencia de este chico”, recordó.

Ministro del Gobierno de François Hollande

Hace un año, él era miembro del Gobierno de uno de los presidentes franceses más impopulares de la historia, François Hollande. Durante su campaña electoral prometió reducir 120.000 empleos en el sector público, recortar el gasto público en US$65.000 millones y reducir la tasa de desempleo a menos de 7%.

Es la versión francesa de Hillary Clinton

Lo pintan como “El Hillary” francés porque habla de globalización, e intenta que se le considere de izquierdas porque asegura que la extrema derecha es mala. “Es curioso porque Le Pen sería la versión francesa de Donald Trump y Jean Luc Mélénchon, el candidato de la izquierda radical, sería la versión francesa de Bernie Sanders”, agregó un politólogo.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario