Chile y China suspendieron las importaciones brasileñas por el escándalo de la carne podrida

Chile decretó este lunes el cierre temporal de las importaciones de carne desde Brasil tras el escándalo de las adulteraciones de la producción de grandes frigoríficos, informó este lunes el ministerio de Agricultura.

“El cierre de mercado brasileño de carne es temporal, hasta que ellos informen si hay frigoríficos autorizados para exportar a Chile”, informó el ministro de Agricultura Carlos Furche, en su cuenta de Twitter.

Brasil es el segundo proveedor de carne de Chile con 37.000 toneladas anuales, mientras que Paraguay es el primer exportador con 39.000 toneladas, según datos del gobierno chileno.

En noviembre, el Ministerio de Salud de Chile ya había emitido una alerta ante la posible contaminación con parasitosis de carne importada desde Brasil, cuya venta y distribución fue prohibida.

China decidió congelar el ingreso de productos desde Brasil, lo que podría acarrear serios problemas para el país sudamericano.

Es que entre junio de 2015 y enero de 2016 China compró más de 500 millones de dólares de carne bovina de Brasil —el 16% de las exportaciones— y se situó por delante de Egipto y Hong Kong, hasta entonces los principales compradores.

Además, la Comisión Europea urgió este lunes a Brasil a que retire “de inmediato” de la lista de establecimientos autorizados a exportar a la Unión Europea a los frigoríficos involucrados en el escándalo de la carne podrída.

“Hemos pedido a Brasil que elimine de inmediato a los establecimientos implicados en el escándalo de la lista aprobada por la UE”, dijo a los periodistas el portavoz de la Comisión Europea, Enrico Brivio.

La UE pidió además a Brasil que suspendiera “la certificación de estos establecimientos durante el proceso de exclusión de la lista”, añadió el vocero del ejecutivo comunitario.

En concreto, de los 21 frigoríficos implicados en el escándalo destapado por la policía federal brasileña, cuatro tenían el permiso de exportar a los 28 países del bloque europeo.

El ministerio surcoreano dijo que en el futuro los proveedores brasileños de pollo deberán presentar un certificado sanitario emitido por el Gobierno de Brasil.

Más del 80 por ciento de las 107.400 toneladas de pollo importadas por Corea del Sur el año pasado provenían de Brasil, y casi la mitad de ellas fueron suministradas por BRF.

Más de 30 personas fueron detenidas hasta el momento, tres frigoríficos fueron clausurados temporalmente y 21 se hallan bajo investigación. Entre los sospechosos figuran empresas como JBS, BFR y Peccin, pesos pesados del país, primer exportador mundial de carne bovina y avícola.

El escándalo saltó a la luz pública días antes del inicio de una ronda de negociaciones este lunes en Buenos Aires entre los países de Mercosur, bloque al que pertenece Brasil, y la UE, para tratar de lograr un acuerdo de libre comercio.

Fuente: Canal de Noticia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario