Candidato opositor quiere evitar que se repita en Ecuador "la dictadura" venezolana

El candidato opositor a la Presidencia de Ecuador, Guillermo Lasso, dijo este lunes que si llega al poder en las elecciones del 2 de abril propondrá la convocatoria a una Asamblea Constituyente para “desmontar el andamiaje” que, en su opinión, ha establecido el presidente del país, Rafael Correa.

“Estamos analizando con absoluta seriedad la propuesta de una Asamblea Constituyente, porque yo creo que este andamiaje correísta (en referencia a Correa) de un Estado controlador es como el nudo gordiano y al nudo gordiano se lo corta de un solo tajo”, dijo Lasso en una entrevista en el canal Teleamazonas.

Lasso indicó que esa institución será la herramienta adecuada para “de un solo tajo desmontar el andamiaje correísta” que representa un conjunto “de autoridades de control que creen que van a seguir en sus cargos en el Gobierno del cambio”, que eventualmente encabezaría él.

“No señor. A través de la Asamblea Nacional Constituyente llevaremos adelante reformas de fondo fundamentales para dejar atrás la triste historia de la dictadura de un partido político en el Ecuador que nos quiere llevar a (ser como) Venezuela”, apostilló.

Guillermo Lasso, líder del movimiento CREO (centro derecha), disputará el próximo 2 de abril la segunda vuelta de las elecciones Presidenciales con el candidato del movimiento oficialista Alianza País (AP, izquierda) Lenín Moreno.

Con 74 legisladores, el movimiento oficialista logró la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional (Parlamento) en las elecciones del 19 de febrero, mientras que el movimiento CREO, que lidera Lasso, consiguió 28, a los que podría sumar los de otras fuerzas, pero aún así tendría dificultades para impulsar sus proyectos legislativos.

El artículo 444 de la Constitución ecuatoriana regula la convocatoria de la Asamblea Constituyente, encargada de redactar una nueva Carta Magna, para lo que previamente la propuesta debe ser aprobada en una consulta popular.

El jurista Rafael Oyarte indicó a Efe que en la historia de Ecuador existen precedentes de casos en los que la Asamblea Constituyente se ha atribuido otras competencias, como la designación del presidente del país, la aprobación de leyes y el nombramiento de funcionarios.

Para Oyarte, “la pelea fundamental va a ser si esa consulta popular debe o no ser controlada por la Corte Constitucional”, ya que “la regla general” establece que toda consulta popular debe contar con el dictamen favorable de la Corte Constitucional.

Sin embargo, explicó que “los partidarios de Lasso” sostienen que en este caso no sería necesario el pronunciamiento de la Corte, porque el artículo 444 de la Constitución, que regula la convocatoria de la Asamblea Constituyente, no dice expresamente que sea necesario.

Fuente: 2001

Sé el primero en comentar

Deja un comentario