Académicos proponen alternativas para reducir inflación y pobreza

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE), a través de un pronunciamiento público al país, sugiere un grupo de propuestas económicas con la finalidad de superar la “espantosa inflación, la más alta del mundo en los últimos tres años, que empobrece en términos” preocupantes a la población.

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE), a través de un pronunciamiento público al país, sugiere un grupo de propuestas económicas con la finalidad de “superar el deterioro continuado en las condiciones de vida de los venezolanos y la ausencia visible de propósitos de enmendar las políticas causantes, por parte del Ejecutivo”.

Los académicos creen necesario dirigirse a la nación en momentos en que la “espantosa inflación, la más alta del mundo en los últimos tres años, empobrece en términos” preocupantes a la población.

El texto, suscrito por Humberto García Larralde (presidente) y Sary Levy Carciente (secretaria), hace referencia a la Encuesta sobre Condiciones de Vida del Venezolano (Encovi), realizada conjuntamente por las universidades Católica Andrés Bello, Central de Venezuela y Simón Bolívar, la cual arroja para 2016, hallazgos que no podían ser más alarmantes. La pobreza por ingresos, ya de por sí muy elevada en 2015 (73%), alcanza a un 81,8% de los hogares, cifra nunca registrada en la historia de la Venezuela moderna. Más de la mitad se encuentran en pobreza extrema (51,5%). En total, solo un 18,2% de los hogares no son pobres”.

En ese sentido, la Academia propone de manera “urgente”, reducir el déficit del Estado, eliminar su financiamiento monetario, unificar el tipo de cambio en torno a sus valores reales y liberar a las fuerzas productivas para que puedan responder a las necesidades del mercado doméstico.

Destaca también la importancia de sanear las cuentas públicas, eliminando el gasto improductivo y aumentando los ingresos. Asimismo “sincerar los precios de los combustibles y rescatar a la industria petrolera de compromisos impuestos que le impiden cumplir con su misión de producir competitivamente crudo, gas y sus productos, con ello mejoraría significativamente su situación financiera”.

De esta manera, advierten los académicos, “podrá encarar exitosamente sus requerimientos de inversión, pago de deuda, de proveedores e impuestos al fisco, y prescindir del dinero sin respaldo que le entrega el BCV, fuente principalísima de inflación”.

Fuente: El Universal

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario