Nueva Esparta registra altos índices de labio leporino y paladar hendido

Jesús Eduardo Fernández, presidente de la Fundación Caras Felices para Margarita, indicó que la media nacional es de un niño con esa malformación por cada 1.300 nacidos vivos. En la región insular, pese a la escasa densidad poblacional, es de uno por cada 1.285.

Comparativamente con otros estados con mayor densidad poblacional como el Zulia, por ejemplo, Nueva Esparta registra alta incidencia de labio leporino y/o paladar hendido.

Jesús Eduardo Fernández, presidente de la Fundación “Caras Felices para Margarita”, indicó que se mantienen las estadísticas arrojadas por un estudio realizado entre 1995 y 1999, las cuales indicaron que siendo la media nacional de un niño con esa malformación por cada 1.300 nacidos vivos, en la región insular, pese a la escasa densidad poblacional, la incidencia es de uno por cada 1.285.

Precisó que la incidencia de esa malformación congénita es una constante por raza humana, lo que se traduce en que los asiáticos tienen mayor incidencia y los negros menor incidencia.

Los primeros tienen una incidencia de uno por cada 700 niños nacidos vivos y los negros uno por cada 2.000, mientras que en el centro están los caucásicos con uno por cada mil niños.

En la región neoespartana, la zona que presenta una mayor incidencia de casos con esa malformación siempre ha sido la Península de Macanao, por la alta condición de endogamia, que hace que se repita la malformación debido a que hay muchas uniones entre familias o entre individuos que, siendo familia, lo desconocen.

“Por eso prevalece la etiología hereditaria de esa condición o malformación”, explicó el ortodoncista. Detalló que la mayoría no tiene antecedentes, por lo que atribuyen la malformación a las condiciones ambientales como problemas de nutrición, contaminación ambiental o el estrés que afecta a la embarazada durante las primeras seis semanas de
gestación.

Fernández explicó que para las comparaciones estadísticas de esta entidad se toma como referencia el Zulia, porque son pocos los grupos que se dedican a atender malformaciones congénitas del tipo hendidura de labio o labio leporino.

Además, hay grupos dedicados a esa tarea en Carabobo, Distrito Capital y desde hace 12 años en Nueva Esparta. Refirió que en un periodo de cinco años, la entidad insular logró resolver la demanda que tenía el sistema público de salud en esos pacientes, lo que significa que en dos jornadas que hicieron por año mientras resolvían la deuda heredada por la ausencia de equipos especiales, lograron operar 476 pacientes.

Además de Fernández como ortodoncista, integran el equipo local la cirujana pediatra Gea Bucato; Zurma Carpio, médica foniatra, y Roneida Chirinos, terapista del lenguaje, quienes atienden en Margarita a esos pacientes desde su nacimiento, lo que resulta muy positivo para ellos y su entorno familiar.

PROTOCOLOS DE ATENCIÓN HAN MEJORADO

El presidente de la Fundación “Caras Felices para Margarita” expuso que esa condición o malformación se puede detectar en el útero, con una ecografía de alta resolución, pero por ser una condición que no afecta el desarrollo intelectual ni tampoco es incompatible con la vida, deben esperar hasta el momento del nacimiento para atenderlo.

Resaltó que gracias a que los protocolos de atención han mejorado en los últimos años; los resultados del tratamiento en los pacientes son más satisfactorios, explicando que si se atienden a tiempo, son mínimas las consecuencias o secuelas que quedan tanto en el desarrollo anatómico como en el lenguaje.

De no ser atendido correctamente, la formación inadecuada producto de la hendidura produce distorsiones severas tanto en la anatomía como en el lenguaje, pero un paciente operado en buenos tiempos y a la edad oportuna desarrolla el lenguaje correctamente.

Margarita dio un paso adelante

Jesús Eduardo Fernández indicó la ventaja que tiene Nueva Esparta por el hecho de que Margarita haya dado un paso adelante con la creación de esa institución, tomando en cuenta la alta incidencia de esa condición en la región.

Remarcó que la ventaja es que ahora existe una rutina establecida, con la cual los niños que nacen con tal malformación inmediatamente son referidos a esa fundación para dar inicio a su control de desarrollo y tratamiento quirúrgico que recibe en el Hospital Domingo Luciani en El Llanito, Caracas.

Precisó que a los tres meses de nacido le operan el labio, mientras que entre el sexto y octavo mes el paladar, dependiendo del desarrollo y las condiciones del paciente.

Fernández puso a disposición los números telefónicos (0295) 264.74.50 y 264.77.85, para reportar y lograr la atención en casos de niños nacidos con labio leporino y/o paladar hendido.

La sede de la fundación está ubicada en el Instituto Odontológico Margarita, avenida J.M. Lozada, urbanización Sabanamar, frente a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Fuente: Sol de Margarita

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario