Helicópteros policiales en peligro de extinción

El INAC mantiene retenidos unidades de la Policía de Miranda

Búsqueda, rescate, traslado de heridos, persecución de delincuentes, envío de medicinas y alimentos, son algunas de las labores que se podrían desarrollar si el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) levantara la suspensión de vuelo que tienen los helicópteros de la Policía del Estado Miranda.

Al respecto, el director presidente del referido cuerpo de seguridad estadal, comisario general Elisio Guzmán, dijo que desde el 16 de noviembre de 2015, en el Aeropuerto de Caracas “Óscar Machado Zuloaga” se encuentran a la intemperie las aeronaves POLIM-2 Y POLIM-3, llevando polvo, agua y sol, en espera de una respuesta por parte de la Corte Primera Contencioso Administrativo de Caracas, la cual debe pronunciarse sobre la admisión de una demanda interpuesta con amparo cautelar que realizaron los representantes legales de la Policía de Miranda.

“Pedimos a la corte un pronunciamiento sobre la admisión de la demanda para que el INAC levante la suspensión operacional de las aeronaves POLIM-2 Y POLIM-3 y así reactivemos las labores de nuestros helicópteros, pues son necesarios e indispensables para el patrullaje policial aéreo en todo el estado Miranda”, destacó Guzmán.

Resaltó que cuando en algún lugar hay inundaciones, vaguadas o cualquier otro fenómeno natural, como lo ocurrido en Barlovento en diciembre del año 2010, el uso de los helicópteros fue fundamental para sobrevolar zonas de difícil acceso, ya que las vías de comunicación se vieron seriamente afectadas. “Sólo los helicópteros llegaron con alimentos, personal médico y hasta sirvieron de ambulancia, debido a que trasladaron algunos heridos o lesionados a centros de salud”, comentó.

La preocupación del jefe policial radica en que los helicópteros no sobrevuelan el territorio mirandino desde hace tiempo y son completamente necesarios para completar el trabajo policial. “Manteniendo la suspensión de vuelo el gran afectado es la población, ya que no podemos garantizarles respuestas inmediatas a la hora de algún percance”, enfatizó Guzmán.

Refirió además que la problemática con dichos vehículos aéreos es grave, si se toma en cuenta que pueden dañarse definitivamente, debido al tiempo que tienen sin funcionar, lo que traería como consecuencia que no pudiesen ser reparados por los elevados costos para ponerlos operativos.

“Esperamos que esta situación quede solventada lo más pronto posible, porque garantizar la seguridad es nuestra principal misión y no es justo que por un capricho o por querer politizar todos los procesos, nos priven de ofrecer un servicio integral a las comunidades”, enfatizó Guzmán.

Iapem Prensa / Egda González

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario