Pago de condominio es un dolor de cabeza en Venezuela

La situación económica del país no solo ha reducido el menú de los venezolanos sino que también ha coartado todo cuanto esté relacionado con gastos necesarios para la familia, incluyendo el pago del condominio.

Luis Aguilar, es actualmente el presidente de la junta de condominio de una residencia en Caricuao y dice que no han contratado una administradora pues estas, con la situación económica, se han convertido más “en una carga financiera para los edificios que en mecanismos para la tranquilidad de los contribuyentes”.

Edificios huyen

El costo de los servicios de las administradoras ha hecho que algunos propietarios hayan decidido retomar las riendas en lo que respecta al manejo de sus propias cuentas.

La administradora Intercanarivén, que opera desde 1998 en La Candelaria, se define así misma como “honesta y clara” en el manejo de los fondos de los condominios que se encuentran bajo su administración.

Trabajadores de dicha empresa relatan que en 2016 “unos cinco edificios comunicaron que ya no deseaban más nuestros servicios debido a los costos”.

Aseguran que esto se debe a que la administradora les coloca presión para la cancelación de los condominios, pues la mayoría de los propietarios se encontraban en mora. Otro factor es el costo de sus servicios.

Explican que estos edificios les anunciaron que dejarían de ser cuenta de la administradora y se iban a organizar para llevar una junta de condominio.

Intercanarivén detalla que actualmente trabajan con edificios de sectores como: Catia, San Bernardino, La Candelaria, Montalbán; ya que son sectores que demandan menos costos.

Otro de los factores del porqué los propietarios están prescindiendo de las administradoras, según Intercanarivén es porque los mismos desean sacar a los conserjes “y eso no se encuentra dentro de nuestras funciones, porque nosotros no somos patronos y no podemos realizar una labor que no está en nuestras competencias”.

Costos

La administradora Briceño, ubicada en la avenida Lecuna, afirma tener 35 edificios; a todos les cobran un monto diferente pues aseguran que este depende de la zona donde se encuentren y del número de apartamentos que conforma cada edificio.

La administradora Ibiza detalla que el costo de los servicios que ofrecen depende de algunas condiciones como: el sitio donde se encuentre el inmueble, número de trabajadores, áreas comunes existentes y el número de apartamentos.

Beneficios

Para los edificios dejar que una administradora lleve sus cuentas y cobranzas es librarse de una molestia.

La administradora Briceño, detalla que “ninguno de nuestros edificios ha clausurado sus cuentas”.

Explican que a pesar de que los ciudadanos no pasan por su mejor momento económico, las residencias se han mantenido debido “a los beneficios que nosotros les otorgamos”. Subrayan que han establecido que cada edificio tenga su cuenta bancaria, más no trabajar con una cuenta general de la administradora; lo que genera que si los propietarios dejan de cancelar o desisten de la administradora estos se pueden quedar con su cuenta.

Otro de los beneficios que detalla la administradora Briceño es que gran parte de estas han creado páginas web para hacer más sistematizado el cobro. En estas pueden subir los números de transferencias, pueden cancelar con sus tarjetas de crédito; o en su defecto asisten cobradores pagados por las mismas administradoras a las diferentes residencias atendidas.

Morosidad

La inflación ha obligado a los condominios a ajustar sus recibos de pago al unísono de los incrementos salariales, que alcanzan un acumulado de 494% con respecto a enero de 2016.

Por ello, el bajo alcance de los ingresos y el aumento de sueldo que se le debe realizar a los trabajadores residenciales, a lo que se le suman los costos de las distintas reparaciones, hace que los propietarios, que años atrás cancelaban con rigurosidad sus cuentas, hoy se encuentren morosos.

Jesús Alberto Pérez, director de la administradora Ibiza, localizada en La Castellana, menciona que tienen más de 300 edificios a su cargo y más de 70% se encuentran morosos.

Pérez detalla que la mayoría des estos conjuntos residenciales hasta 2015, en vez de estar en deuda con sus pagos tenían saldos a favor (pagaban más meses de los que les tocaba) ahora no cancelan y asegura que eso ha descapitalizado la administradora, lo cual significa que la misma está financiando con sus recursos ese saldo rojo para cubrir los gastos.

Explican que para que los propietarios no desistan de la administradora, ni que la misma se siga viendo afectada, han realizado reuniones con las cabezas de cada edificio con el fin de crear un fondo operativo que permita cubrir cualquier eventualidad que se presente en el conjunto (daños en el ascensor, quema de bombillos, compra de productos de limpieza).

Adiós trabajadores

Jesús Alberto Pérez dice que una de las opciones que han tomado los propietarios para no desistir de las administradoras es bajar al mínimo la cantidad de trabajadores para no cancelar sus pasivos laborales.

Detalla que los más afectados han sido los vigilantes y trabajadores residenciales (conserjes) cuándo se tienen más de dos por edificio.

El encargado de la administradora Ibiza cuenta que 30% de los inmuebles a los que les prestan servicios han delegado las tareas de limpieza a empresas, que, aunque son más caras, los libra de responsabilidades como patrón

Patrimonio perjudicado

Marisela Díaz de la administradora La Ídeal cuenta que los recurrentes incrementos y aumentos en los servicios ponen en cuestión la integridad de edificios de la ciudad capital, muchos de los cuales superan los 40 y 50 años de existencia y requieren constantes refacciones.

El dato

Administradoras explican que la inamovilidad laboral y la indemnización de los trabajadores hacen que prescindir de los conserjes sea inviable y a grandes rasgos resulta más costoso contratar a una empresa.

Fuente: 2001

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario