Cuatro maneras de reconocer la yuca amarga

El agrónomo Wernes Gutiérrez alertó que el tubérculo puede volverse amargo por los malos tratos que reciba al ser cultivado

Werner Gutiérrez, profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, aclaró que la yuca dulce puede convertirse en amarga si es sometida a condiciones extremas durante su cultivo y si no es tratada correctamente después de la cosecha, reseñó Panorama.

El especialista alertó de cuatro maneras de cómo los ciudadanos pueden diferenciar una yuca amarga a una dulce.

En el puesto de venta el comprador puede desprender la corteza, arrancar una porción pequeña de la raíz (parte blanca) y probarla al gusto. “Si sabe amargo no la compre, puede ser yuca amarga”, apunta.

Una vez en la casa, cuando se vaya a “pelar”, la corteza o concha se quita fácilmente con el cuchillo. “Si la yuca es amarga es muy difícil el desprendimiento y habrá que rasparla para quitar la concha marrón. Si le sucede esto último evite el consumo”.

El tercer punto es el tiempo de cocción. La yuca dulce suele tardar entre 10 y 20 minutos para “ablandar”. “La yuca amarga tarda el triple y serían necesarios de 45 a 60 minutos para abrirse al contacto con el tenedor”.

Una vez cocida, la yuca dulce presenta un color uniforme al observarla en su corte transversal. La amarga tendrá un color amarillo en el centro y blanco a los bordes bien diferenciados.

Recientemente murieron cinco personas por haber ingerido yuca amarga en el sector Isaías Medina Angarita, ubicado en Catia.

Cuatro de los fallecidos eran familia y habían comprado el tubérculo en la calle, el que les causó la muerte por intoxicación a los pocos días de haber consumido el alimento.

Fuente: El Nacional

Sé el primero en comentar

Deja un comentario