El "papaticket" distorsionado agravará crisis económica

Los aumentos de salario no paran. Este domingo continuó la rutina y el “papaticket” se montó en 108 mil bolívares, debido a que la Unidad Tributaria (UT) sufrió un incremento para ubicarse en Bs. 300.

A pesar del alza en la bonificación alimentaria, los ciudadanos, incluyendo los abuelos, que cobran solo Bs. 40 mil de pensión, no se muestran conformes con esta alternativa que ha tomado el Gobierno Nacional desde hace unos años.

La Ley de Bono para Alimentos y Medicinas a Pensionados y Jubilados fue promulgada por la Asamblea Nacional en 2016 y aprobada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Sin embargo, el ente judicial acotó que su implementación debía someterse a “la viabilidad económica”.

Emilio Lozada, presidente del Comité Unidos por los Derechos Humanos para la Defensa de Pensionados y Jubilados del Ivss (Instituto Venezolano de los Seguros Sociales), subrayó que “nuevamente los jubilados se quedaron ‘por fuera como la guayabera”. Destacó que los trabajadores que estén próximos a jubilarse no tienen nada que celebrar “porque al ser jubilados perderán 72% de su ingreso”.

Lozada calificó el aumento en la bonificación alimentaria como “hambre para hoy y hambruna para mañana”, pues considera que ni el sueldo actual compra una canasta básica, tampoco lo hará el que se acabó de decretar. Aseguró que “si los abuelos comen no pueden comprar sus medicinas y este fenómeno se va a multiplicar”.

Asimismo, Juan Domínguez, jubilado de un organismo público, dijo que la “inflación no me deja comprar ni mis medicinas ni las de mi esposa”. Afirmó que el medicamento que no puede faltar en su mesa de noche es Losartán. “Primero no lo encontraba por ninguna parte, ahora llegó a las farmacias a Bs. 40 mil, no cobro cesta ticket, y esta gente sigue aumentando. ¿Qué más quieren de nosotros?”, se preguntó asombrado el señor.

El presidente del Comité de los Pensionados aseveró que “no hay voluntad política por parte del Presidente Maduro por aprobar el beneficio de alimentación a jubilados y pensionados, y los recursos los hay”.

Voces expertas

“Los constantes aumentos del salario integral buscan ganarle la carrera a la inflación. Hasta que no se ataque directamente ese problema, no vamos a ver una mejoría en la economía, pero eso no lo va a hacer este Gobierno. Ten por seguro que vienen al menos tres aumentos más”, afirmó el economista Luis Oliveros.

Calificó el incremento como una “presión más para las empresas”. “Tú no ves a nadie feliz por este aumento, ya la gente sabe que eso genera más inflación”, agregó.

José Guerra, diputado a la Asamblea Nacional y economista, coincidió con Oliveros y señaló que la subida no debe venir sola. “Para que este aumento sea un beneficio genuino para el trabajador, tiene que estar acompañado de una política antiinflacionaria porque si no el empleado recibe más billetes pero compra menos”, sostuvo.

Gremios descontentos

El presidente de Fedecámaras Francisco Martínez advierte que el aumento de 69% de la Unidad Tributaria no mejorará el poder adquisitivo de los trabajadores en Venezuela.

“Entretanto no se aborde el problema estructural de la inflación, va a ser difícil que cualquier aumento no se convierta en inflación inmediatamente y diluya el poder real de compra de los venezolanos”, dijo Martínez.

Aseguró que “el aumento intermensual del salario afecta directamente el poder de compra de los venezolanos”.

“Es exponencial el deterioro del poder adquisitivo de los venezolanos. Hasta tanto no se aborde el problema estructural de la inflación va hacer difícil que los salarios le puedan ganar esa carrera”, reiteró el dirigente empresarial.

Por su parte, el presidente de la Federación de Trabajadores de Nueva Esparta (Fetraesparta) Lorenzo Salazar aseguró que mientras el Gobierno siga incrementando el bono de alimentación y el salario, la situación de los trabajadores va a empeorar. “La pequeña y mediana empresa no podrá sostener toda esta serie de medidas y lo que provocará será el despido de la gran mayoría”, sostuvo.

Salazar instó al Gobierno a activar mecanismos que combatan la inflación.

Igualmente, el presidente del partido político Un Nuevo Tiempo Enrique Márquez insistió en que la inflación se debe combatir con nuevas autoridades en el Banco Central de Venezuela y un ajuste fiscal. Señaló que el aumento de la Unidad Tributaria es insuficiente y debe estar acompañado por otras medidas.

“En 2016 la Asamblea Nacional aprobó una ley para entregarle el bono de alimentación a los jubilados y pensionados y el Gobierno no ha querido implementarlo. Entonces ellos no gozan del beneficio al igual que todo el empleo informal en Venezuela. Lo que tenemos es una medida incompleta e insuficiente”, detalló.

El experto tributario Raúl Gil Arias expuso que el aumento de la UT no se adecúa a la economía real.

Ciudadanos dicen no

Yaneth Rincón, ama de casa, no ve con buenos ojos este aumento, para ella, el medio cartón de huevos pasará de Bs. 3.700 a 5 mil. “Mi esposo es el que recibe ticket de alimentación, somos cuatro en la casa, y debo hacer milagros para darles de comer; con lo de ayer mi dolor de cabeza aumenta”, dijo.

Fernanda Alarcón atiende un negocio de perfumes; al ser interrogada sobre el aumento se rió, y contó que sinceramente se rió para no llorar. “Hace un año trabajábamos en esta tienda cuatro vendedoras, solo quedo yo, y otra compañera que hace los turnos mientras estoy libre”.

Para Alarcón los constantes aumentos no “tienen nada de beneficios”. Subrayó estar segura de que “van a mermar aún más la capacidad obrera de las empresas”. “No es secreto que en cada empresa solo quedan cuatro gatos”.

Por su parte, Crístofer Fontalba, un vendedor de una tienda de autoperiquitos, menciona sentirse “preocupado por lo que se viene”; para él, “Venezuela es el único país donde aumentan el salario o las bonificaciones y a uno se le coloca el alma en un hilo”.

Mary Briceño dijo que no “aplaude” la medida del Preside Maduro. Indicó que el venezolano está claro que “esto es un paño caliente que no quita la fiebre”. Para ella, los más afectados serán los empleados que no están fijos sino que se encuentran bajo un contrato. “Lo más coherente es que las empresas botarán gente para reducir costos”.

Según los consultados la espiral inflacionaria va a continuar, y a pesar de cinco incrementos en el ticket de alimentación “nunca el sueldo le ha llegado al costo de la cesta básica, y esto se debe a la falta de producción”, aseguró Luis Rangel.

El encargado de un emprendimiento de comida rápida dijo que “los decretos de aumentos a quienes menos beneficia es a la clase media, si es que eso existe en este país”. Rangel indicó que “los que hoy amanecieron con dolor de cabeza son los dueños o encargados de un negocio, porque tú te pones a calcular y no sabes cómo vas a hacer para pagarle la quincena a tus empleados. La gente ya ni come”.

Camila Gutiérrez, trabaja en una heladería, devenga semanal Bs. 11 mil. Argumentó que “es mentira que cuando cobre esos 108 mil me van a alcanzar para algo”, explicó que el día domingo compró un kilo de azúcar -bachaqueado- le costó cuatro mil y le quedaron seis mil.

“¿Qué puedo comprar con seis mil? ¿Un kilo de queso?”, planteó. Gutiérrez contó que tiene dos hijas y un esposo que también percibe salario mínimo. “Hay personas que se emocionan pero si una paca de harina sale en Bs. 72 mil ¿Solo voy a comer harina todo el mes?”.

El dato

Sentencia N° 327 del 28 de abril de 2016, el TSJ declaró como constitucional la Ley de Bono para Alimentación y Medicinas a Pensionados y Jubilados, sancionada por la Asamblea Nacional el 30 de marzo. El Máximo Tribunal dejó en manos del Presidente de la República su ejecútese, pero hasta la fecha no ha entrado en vigencia para beneficio de los pensionados

Fuente: 2001

Comentarios desde Facebook

Sé el primero en comentar

Deja un comentario