El abogado venezolano que se fue del país a probar suerte en el porno

Viktor Rom es un abogado que decidió probar suerte en el mundo del cine porno gay fuera de Venezuela, y no es porque le haya ido mal ejerciendo su profesión en el país sino porque “era y fue una inquietud” que tuvo desde hace años. “Y luego de graduarme y trabajar, sentí que era el momento y nunca le he tenido miedo a los cambios, ni vivo de qué dirán”, según una nota de prensa.

Rom, quien actualmente se encuentra residenciado en España, asegura que ser actor porno es una profesión que amerita no solo dotación y atributos. “Conlleva una serie de sacrificios y requerimientos tanto físicos, como sicológicos”, dijo.

Además, señala que unas de las cosas más difíciles del mundo del porno, a parte de las “posturas casi imposibles”, es que la filmación sobrepasa las ocho horas “dependiendo de la productora”. “Se filma con frío, calor, mosquitos y aunque se cuidan los detalles y nos cuidan mucho, a veces es rudo”, detalló.

“Doble moral en Latinoamérica”

No obstante, el abogado resalta su satisfacción y orgullo por saber que está “haciendo su trabajo como se debe”. “Tengo apenas dos años en esto, y ya llevo ocho premios internacionales y siento que estoy representando muy bien a los latinos, en especial a Venezuela en esta industria tan competitiva y la cual en Europa es considerada una profesión y no una depravación, explicó.

Al mismo tiempo, criticó que exista “una doble moral en Latinoamérica” y que, a pesar de ello, “son grandes consumidores de películas porno, algo totalmente contradictorio y digno de analizar”.

“Estoy loco por estar en Venezuela”

Rom dio a conocer también que está preparando un viaje a Venezuela y así realizar una gira por los diferentes medios del país. “Estoy loco por estar en Venezuela y respirar el aire de mi tierra, estar unos días en familia y mi equipo allá está preparando algunos entrevistas televisivas y con medios impresos”, expresó.

Fuente: Canal de Noticia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario